Ataque al Hospital Borda

Un fallo de locos

A 3 años de la brutal represión en el Hospital Borda por parte de 300 efectivos de la Policía Metropolitana que dejó un saldo de 30 detenidos y alrededor de 50 heridos, entre los que se encontraban pacientes de la institución, médicos y periodistas, la Cámara Nacional de Casación Penal dio a conocer, en el día de ayer, su dictamen respecto de la implicancia de los funcionarios del PRO acusados como responsables de los hechos.

A 3 años de la brutal represión en el Hospital Borda por parte de 300 efectivos de la Policía Metropolitana que dejó un saldo de 30 detenidos y alrededor de 50 heridos, entre los que se encontraban pacientes de la institución, médicos y periodistas, la Cámara Nacional de Casación Penal dio a conocer, en el día de ayer, su dictamen respecto de la implicancia de los funcionarios del PRO acusados como responsables de los hechos.

En consonancia con lo dispuesto por la Cámara Criminal porteña en 2015, la Sala III de Casación Penal reafirmó el sobreseimiento del actual Presidente Mauricio Macri, al tiempo que decidió sobreseer a la Gobernadora María Eugenia Vidal y al Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.

Para no quedarse atrás Graciela Reybaud y Guillermo Montenegro, ex Ministra de Salud y ex Ministro de Seguridad y Justicia respectivamente, también recibieron su parte y fueron sobreseídos por la Cámara aludiendo sobre este último que «Aún cuando podría haber tenido implicancia jerárquica en el evento, a partir de lo que establece la ley de Seguridad Pública de la Ciudad de Buenos Aires, es claro que no estaba en el lugar para actuar en forma directa, sino en todo caso a través de terceros. Es cierto que se ha probado que existieron múltiples llamadas telefónicas entre este funcionario y Giménez, pero no se conoce el tenor de estas conversaciones, ni subsiste la posibilidad de realizar medidas probatorias útiles en este aspecto. También es cierto que el evento había tomado estado público a través de los medios masivos de comunicación. Pero no existe probanza alguna que sirva para acreditar que Montenegro estaba al tanto de estas noticias. Tampoco acredita estos conocimientos la conferencia de prensa que al respecto brindaron las autoridades de la ciudad, porque se produjo después de los hechos. Podríamos presumir que el ministro Montenegro supo lo que estaba ocurriendo en tiempo real, o podemos estimar que lo presumía, pero en todo caso este nivel probatorio no es suficiente para acreditar el conocimiento que debía tener para poder actuar en función de la imputación penal que se le podría hacer, dados los hechos de la causa. No se cuenta con elementos para avanzar en un reproche penal, al menos por los actos de represión que tuvieron lugar en el Hospital Borda».

 

Los únicos a los que no alcanzó la enorme oleada de sobreseimientos fueron Horacio Giménez, ex Jefe de la Policía Metropolitana, y Enrique Pedace, ex Sub-jefe de la Policía Metropolitana, quienes seguirán siendo investigados en la causa hasta comprobar su participación o no en los hechos ocurridos el 26 de Abril de 2013 en el Borda.

Se habla de una violenta y cruda represión y no se habla de los responsables. Las máximas autoridades del gobierno porteño, reubicadas en diversas áreas y cargos tras la asunción de Macri el 10 de Diciembre, se encuentran totalmente apartados de la causa dejando en la mira únicamente a los ex líderes de la fuerza de seguridad porteña. Falta, quizás, una explicación de la justicia que dé cuenta del rol pasivo que aseguran que tuvieron los funcionarios macristas y el supuesto accionar autonomista de la Metropolitana, oficiales ubicados, controlados y comandados por dicho grupo político.