En el día de ayer, en la Legislatura porteña, se aprobó el Boleto Estudiantil que regirá a partir del 1 de Noviembre en subtes, premetro y colectivos de Capital Federal. La medida aplica únicamente a los estudiantes del nivel inicial, primario y secundario.



Debido al brutal tarifazo aplicado por el gobierno nacional este año, la lucha por el boleto se avivó más que nunca. Distintos sectores sociales, culturales y políticos se nuclearon en la Multisectorial por el Boleto Educativo que protagonizó las enormes movilizaciones del primer semestre junto a los gremios docentes y los centros de estudiantes secundarios y universitarios. La histórica reivindicación que carga en sus espaldas más de 40 años de lucha incansable, se consolidó en el reclamo imperioso de todos los sectores de la comunidad educativa. Estudiantes, docentes y no docentes coparon las calles para exigir la aprobación de un boleto que contemple a todos los sectores partícipes del sistema educativo.

Finalmente, tras un largo recorrido, la lucha dio sus frutos y hoy podemos celebrar como una victoria, aunque parcial, la aprobación del boleto estudiantil que le permitirá a los y las estudiantes del nivel inicial, primario y secundario viajar de manera gratuita en subte, premetro y colectivos. Muestra clara de que con persistencia y en unidad la lucha toma una potencialidad imparable que permitirá seguir adquiriendo nuevos derechos. Desde diversos espacios políticos de la oposición se presentaron modificaciones al proyecto  presentado por el oficialismo porteño (PRO) buscando que la normativa aplique del mismo modo a docentes, no docentes y los sectores terciarios y universitarios.

Con una enorme satisfacción y con ansias de ir por más, ahora el desafío es luchar en pos de que el derecho conquistado pueda ser ampliado y contemple no sólo a todos los niveles sino también a todas las partes que conforman la comunidad educativa y representan parte fundamental dentro de las instituciones.