Tras el fallo emitido por los jueces Fernando Bosch y Marcelo De Langhe de la Sala 2 de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas que, tras revisión de la actuación en primera instancia, resuelve el desalojo de sus legítimos dueños.

Tras fallo emitido por los jueces Fernando Bosch y Marcelo De Langhe de la Sala 2 de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas que, tras revisión de la actuación en primera instancia, resuelve el desalojo de sus legítimos dueños.

Desde el año 2003 los integrantes de la Cooperativa de vivienda Crédito y Consumo San Telmo LTDA o Ex Padelai, soportan presiones constantes por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Hace unos meses El Grito del Sur reflejaba cómo el gobierno, con ayuda de la Policía Metropolitana, privaba a los vecinos del edificio de recibir visitas mediante un listado que restringía el acceso al Padelai y la presencia permanente de efectivos policiales en cada acceso a la vivienda. Esas medidas buscaban presionar a los vecinos hasta que acepten voluntariamente el desalojo. Los vecinos del Padelai son propietarios legales del 70% del predio que ocupa una manzana en pleno San Telmo.

En el año 2009 el Gobierno de Mauricio Macri expropia los terrenos para cedérselos por dos años al Centro Cultural de España. A raíz de esto los vecinos del Padelai inician un acampe de 9 meses para que el predio vuelva a pertenecer a la cooperativa. En el año 2011 se inicia una causa por usurpación a la cooperativa. La jueza que lleva adelante la causa se retira del mismo ya que no se incurría en ningún delito, debido a que los integrantes de la cooperativa eran los titulares legales del predio. A raíz de esto, el fiscal archiva el caso. Más adelante el gobierno intenta presentarse como querellante de la causa, pero.su pedido fue denegado.

Tito Vargas, socio fundador de la cooperativa y presidente de la misma, nos comenta: “Esto es una decisión política, los actuales gobernantes lo hacen peor. La justicia no es independiente de los intereses del gobierno. Nosotros estamos dispuestos a ceder el terreno, pero siempre que cumplan lo establecido en el proyecto, donde se encuentra asentado que una parte del predio debe ser cedido para conformar viviendas. No estamos pidiendo algo fuera de lugar. Nosotros no estamos solos, estamos organizados. Y vamos a estar resistiendo”

El terreno que ocupa esta cooperativa fue cedido no solo para ser utilizada para un espacio de vivienda, además había un proyecto de hábitat, que incluye un espacio cultural, de educación , deportes y hasta locales comerciales para la explotación de los propios vecinos de esos espacios. El proyecto fue firmado en el año 1991, y desde ese entonces nada se ha hecho para llevarlo a cabo. Tito Vargas, socio fundador de la cooperativa, nos comenta “esto es una decisión política, como somos gente pobre no les interesa”.