por Lucía Arreguez Pose

Sobre la ruta 40 camino a Maiten está la casilla de emergencia de la comunidad mapuche, instalada allí desde el 13 de marzo del 2015. Allí, los mapuches reciben visitantes y donaciones y nos explican sobre su lucha con sus propias palabras para desmentir la mala imagen que intentan dar los medios. Los integrantes de la comunidad, donde viven unas 30 familias, nos invitaron mate y ensalada de fruta y durante la entrevista se mantuvieron con sus caras tapadas como criterio de seguridad.

La charla comenzó con una ronda de presentación, la nuestra en castellano, mientras ellos en principio hablaban en mapudungun y después en castellano aunque empezaban diciendo “mari mari”.

Nosotros somos el pueblo mapuche, no te hablé en mapudungun al principio porque me aprendí dos frases, nosotros somos mapuches y estamos en contacto con las otras comunidades
mapuches. Los que estamos acá somos algunos de nuestra comunidad y el resto está abajo,
trabajando en las plantaciones y en las tareas que realizamos”.

Este terreno en el que estamos ¿El Estado se los reconoce?

No, esta parte es de Beneton. Primero era de otra empresa, Southernland Company, después lo compró un argentino y se lo vendió a Benetton que le cambió el nombre a Tierras del Sur.

¿La gente de la zona se solidariza con la causa? ¿Qué hacen para desmentir a los medios y  achicar la brecha que se formó en la sociedad, y sobre todo en la zona, con este conflicto?

Hay redes de apoyo en distintos pueblos y ciudades, conformadas por jóvenes que se acercaron, y hacen marchas, festivales, y reparten volantes para concientizar.

Hay varios libros que hablan sobre las expediciones a los indios Ranqueles, o sobre la conquista
del desierto pero siempre desde el punto de vista del conquistador ¿Saben de textos en mapuche o en castellano que presenten una perspectiva mapuche de la historia reciente?

El idioma mapudungun no tiene escritura y aunque se quisiera es imposible transmitir nuestra cosmovisión en un libro en castellano porque no es algo que pueda entender alguien que no es mapuche, a nosotros mismos nos cuesta mucho entender y aprender el idioma. Hay algunos libros pero no son del todo fieles, digamos que la mayoría son bastante chamuyo (risas)

¿La represión fue en este lugar?

Sí, fue acá. Sobre la ruta se formaron como 40 escuderos y había 20 autos de gendarmería, y detrás de los escuderos estaban las escopetas, después corredores, y al final la caballería. En la casilla éramos cinco luchando y después de las balas acá arriba bajaron a donde estaban las mujeres y los niños.