Homenajes a 1 año de la partida de Lohana Berkins

La activista trans es recordada por su legado de lucha y compromiso con los derechos humanos. Hoy la Legislatura de la Ciudad adherirá a los homenajes en su honor.

 



Lohana Berkins fue pionera en reclamar, en 2002, ser inscripta en la escuela porteña Normal 3 con su nombre elegido y lo consiguió; fue la primera travesti en tener un empleo público; fundó la primera cooperativa laboral trans; fue la gran impulsora de la Ley de Identidad de Género aprobada en 2012. Desde 2013 tenía a su cargo la Oficina de Identidad de Género y Orientación Sexual, del observatorio que funciona en el Consejo de la Magistratura porteño. Una hepatitis C que se complicó en los últimos meses la desgastó. Había superado el promedio de vida de una persona trans que se ubica en los 35 años.

 

La activista fundó en 1994 la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT), con la que logró obtener la personería jurídica gracias a un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el año 2006. La discriminación golpea fuerte en la comunidad. En 2005, ALITT realizó una investigación sobre la situación de las travestis, transexuales y transgénero en la Ciudad de Buenos Aires, Mar del Plata y otras localidades del conurbano bonaerense. Durante el trabajo se relevaron 420 nombres de compañeras fallecidas en los cinco años anteriores: el 62% había muerto por enfermedades relacionadas al SIDA, mientras que el 17% de ellas habían sido asesinadas. Del total de los datos registrados el 35% murió cuando tenía entre 22 y 31 años, y el 34% entre los 32 y 41 años.

 

Ayer hubo una jornada cultural en su homenaje. Hoy la Legislatura de la Ciudad recordará su legado, gracias a la iniciativa presentada por el diputado del FPV Pablo Ferreyra y de la CC ARI Maximiliano Ferraro. Berkins “fue una de las más importantes dirigentes de la comunidad travesti y del colectivo de gay, lesbianas y personas trans, y una reconocida activista en la promoción de los derechos humanos en nuestro país, la región y el mundo”, justifica su adhesión el proyecto presentado por los legisladores porteños.