¿Quién es De Casas, el candidato del gobierno para componer la CIDH?

El mendocino Carlos Horacio De Casas, miembro del Opus Dei altamente reconocido por su defensa a un represor de la última dictadura y ferviente opositor al aborto como así también a la libertad de expresión. es concuñado del ex gobernador Roberto Iglesias y actualmente se desempeña como abogado del consejero presidencial y dirigente de la UCR, Ernesto Sanz.

El mendocino Carlos Horacio De Casas, miembro del Opus Dei altamente reconocido por su defensa a un represor de la última dictadura y ferviente opositor al aborto como así también a la libertad de expresión. es concuñado del ex gobernador Roberto Iglesias y actualmente se desempeña como abogado del consejero presidencial y dirigente de la UCR, Ernesto Sanz.

 

De Casas se ha desempeñado como Director de la Dirección de Asuntos Penales de la provincia de Mendoza (1984-86); abogado de la Asesoría de Gobierno de la provincia de Mendoza (1986/89); ex apoderado en Mendoza del Banco Central de la República Argentina. Es conjuez de la Justicia Federal de Mendoza; miembro de la Comisión Evaluadora de postulantes a cargos en la Justicia Penal, del Consejo de la Magistratura y evaluador de postulantes en el Consejo Nacional de la Magistratura. En el campo docente es profesor titular de la cátedra Derecho Penal I, Parte General; titular de la cátedra Derecho Penal Económico; profesor del curso de postgrado sobre Derecho Penal especial y del postgrado de especialización para abogados del Estado y para abogados de empresa, en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Mendoza; profesor de la Maestría en Derecho Empresario de la Fundación Alta Dirección y de la Especialización en Asesoramiento Tributario de la misma. Por otro lado, es Director del Instituto de Investigación de Derecho Penal y Procesal Penal de la Universidad de Mendoza. Ha publicado numerosos trabajos de su especialidad, y ha intervenido como expositor en diversas jornadas, seminarios y cursos. Es co-autor del libro «Manual de Derecho Penal, parte general».


El Dr. De Casas adquirió renombre a raíz de la defensa del represor Enrique Blas Gómez Saá, Subjefe de Inteligencia de la VIII Brigada de Infantería de Montaña durante la dictadura cívico-militar de 1976. El acusado en cuestión atravesaría una instancia judicial debido a la “privación abusiva de la libertad agravada por violencias y amenazas y por haber durado más de un mes por tres hechos en concurso real”, contra Roberto Edmundo Vélez, Oscar Martín Guidone y Martín Lecea; “imposición de tormentos agravada por la condición de perseguido político” de las mismas tres víctimas y “lesiones gravísimas calificadas por haber sido cometidas con alevosía” contra Guidone.


El abogado buscó dilatar el proceso a toda costa, y tuvo éxito, hasta que el 11 de Noviembre de 2013, fecha en la que debía iniciar el juicio, Gómez Saá fue declarado inimputable por incapacidad mental. “Este señor no es responsable sólo del sufrimiento que padecieron tres personas, sino que perteneció al núcleo duro de la represión en Mendoza, ya que fue el segundo Jefe de Inteligencia después de Orlando Dopazo, que dependía de Carlos Martínez, el arquitecto del exterminio en la Argentina, brazo derecho de Jorge Rafael Videla” disparó Roberto Edmundo Vélez, una de las víctimas. Previamente, Casas expuso que “Blas Gómez Saá en realidad había estado enfrentado con la dictadura”, declaración que desató un enérgico repudio por parte de los organismos de derechos humanos. En su defensa adjudicó “Yo defendí a un militar inocente que nunca fue condenado. Se enfrentó a la dictadura, lo echó Benjamín Menéndez por oponerse al golpe militar. Aún así, los derechos humanos son para todos, incluso para los considerados como los peores”.


Para este entonces no sólo sigue impune el represor que contó con su defensa sino que Casas, además, fue premiado por el gobierno nacional obteniendo la proposición como candidato a comisionado argentino en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para ocupar el cargo durante el período 2018-2021. La propuesta fue presentada por la Secretaría de DDHH y Pluriculturalidad de la Nación, con Claudio Avruj a la cabeza, y contó con el aval del Ministro de Justicia Germán Garavano. Sin embargo, tras las críticas expresadas por más de 120 organizaciones relacionadas al sindicalismo; la igualdad de género; organismos de derechos humanos; movimientos campesinos; medioambiente; derechos LGBTIQ; libertad de expresión, entre otros, ambas dependencias se desligaron rápidamente de la decisión adjudicando toda responsabilidad al Estado en su conjunto y a la Cancillería a cargo de Susana Malcorra en particular. La decisión final será tomada por la Asamblea General de la OEA, en Junio del corriente, tras su debido tratamiento.


Dicha candidatura no es lo único que genera disconformidades sino que se trata de una acumulación de declaraciones negacionistas o cuanto menos provocativas por parte de distintos funcionarios del oficialismo acerca de la dictadura del ‘76 en las que aseguran que no se trató de un plan sistemático de secuestro, tortura y exterminio, en el caso del Director General de Aduana Gómez Centurión.


Los diversos colectivos descontentos con la candidatura de Carlos Horacio De Casas a la CIDH esgrimieron sus argumentos centrándose en la falta de autoridad moral del letrado en cuestión. Su pública confrontación con los derechos humanos, la libertad de expresión y la igualdad de género bastan para verificar que el aliado del gobierno no cumple con los requisitos necesarios para conformar el equipo internacional que se dispondrá defender los derechos de todos los grupos sociales y étnicos.

 

Abuelas de Plaza de Mayo expresó “La persona propuesta por el gobierno nacional carece de trayectoria en la defensa de los Derechos Humanos en nuestro país, siendo su única actuación en el proceso de memoria, verdad y justicia, la defensa particular del represor mendocino Enrique Blas Gómez Saá, quien en la actualidad se encuentra impune por causas biológicas” mientras que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner se pronunció a través de su cuenta de Twitter “Argentina, tu país, presentó ante la OEA como comisionado Argentino ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al abogado defensor de Enrique Blas Gómez Saá, represor y ex subjefe de inteligencia de la VIII Brigada de Infantería de Montaña…”.