La tarde de este viernes se cumplió un año de rondas por las desaparecidas en democracia "machista", donde participaron la organización Madres de Víctimas de Trata (MVT) y el colectivo cultural Mariposas, para visibilizar sus pedidos estatales para la abolición de los prostíbulos y centros clandestinos de explotación sexual. El acto se realizó en el centro de la Plaza de Mayo.

La tarde de este viernes se cumplió un año de rondas por las desaparecidas en democracia “machista”, donde participaron la organización Madres de Víctimas de Trata (MVT) y el colectivo cultural Mariposas, para visibilizar sus pedidos estatales para la abolición de los prostíbulos y centros clandestinos de explotación sexual. El acto se realizó en el centro de la Plaza de Mayo.

“Paloma” es el nombre del monigote que fue armado por estudiantes secundarios, con flyers publicitarios de antros que se exhiben en las calles de la ciudad y fue presentado el día de hoy, para concientizar a la ciudadanía sobre el sufrimiento de las trabajadoras sexuales explotadas diariamente.

“Hoy es un año de la ronda de madres y estamos aquí para visibilizar lo que la prensa no quiere decir: la trata de personas. Las madres decimos que los prostíbulos son centros clandestinos de violaciones, torturas y muerte. Queremos el cierre definitivo de estos lugares y el juicio por jurado”, manifestó Margarita Meira, presidenta de MVT.

Diez activistas del colectivo Mariposas desfilaron en círculo por más de una hora con carteles de varias víctimas y con su indumentaria roja característica. Esta demostración se lleva a cabo cada mes y en este febrero cumplió un año. Hasta Plaza de Mayo llegó Luis Zamora, legislador porteño, quien indicó que la trata de personas es un negocio del crimen organizado que cuenta con el respaldo de jueces y varias instituciones estatales por lo que es meritoria y digna de admiración la lucha de las Madres.

Según Meira, la situación de la organización cada vez está más difícil por la falta de apoyo burocrático para contar con un lugar que pueda alojar a los familiares de las desaparecidas, así como para el apoyo psicológico, movilización y difusión de los casos.

Varios militantes de la organización que funciona en Constitución, aprovecharon el acto para solicitar a los transeúntes alguna colaboración voluntaria.

“El Estado nos va a tener que dar lo que exigimos”, sentenció Meira, para dejar en claro que a pesar de la crisis que vive MVT, seguirán manifestándose hasta que el Gobierno y los responsables de la seguridad, tanto legislativa como judicial, den luz verde a su
petición.