Estudiantes secundarios repudiaron la intimidación policial

Una carta firmada por diversas organizaciones estudiantiles denunció el ingreso de la policía a los establecimientos educativos de la ciudad, tal como ocurrió recientemente en la Técnica N°27 y el Mariano Acosta. 

BASTA DE PERSECUCIÓN A LXS ESTUDIANTES
Como estudiantes secundarios expresamos nuestro más enérgico repudio por lo sucedido en las escuela Técnica N° 27 y en el Mariano Acosta. En ambos establecimientos se realizaban actividades organizadas por los Centros de Estudiantes. La policía, armada, ingresó a los colegios argumentando que debían ‘advertir’ a las autoridades sobre aspectos logísticos de las medidas llevadas adelante por la comunidad educativa.
Lamentablemente no es un caso aislado, sino que es parte de la maniobra intimidatoria que viene orquestando el gobierno de Mauricio Macri en complicidad con Larreta, en la Capital, y el gobierno de Morales que hace menos de una semana desalojó a militantes políticos de la Universidad Nacional de Jujuy.
El gobierno nacional desoye las leyes y las comunidades educativas. Ignora el fallo que lo obliga a convocar a la paritaria nacional y en lugar de entablar el diálogo del que se llena la boca hablando, responde con represión a los docentes, viola la autonomía universitaria y hostiga a los y las estudiantes que buscamos organizarnos en defensa de la educación pública. 
Quieren acostumbrarnos a las balas de goma y los bastones largos que fueron parte de una vieja receta para adoctrinar y silenciar a los y las estudiantes.
Es por esto que rechazamos este accionar y exigimos que los gobiernos nacional y de la CABA escuchen a los distintos sectores que hoy nos manifestamos a lo largo y ancho del país para que las políticas económicas y sociales den un giro en favor de los y las que menos tienen. En definitiva, el gobierno de Cambiemos prioriza la compra de armas por sobre la inversión en educación. De esta manera busca garantizar desde el Estado la mano dura y no el derecho a la educación pública de calidad con los pibes y las pibas en las aulas.