Esta madrugada, la feria de compras del barrio de Constitución conocida como "La Saladita" se incendió vorazmente y los comerciantes perdieron casi todos sus bienes.

El año pasado el gobierno porteño había decidido clausurar provisoriamente la feria porque no contaba con un plano contra incendios. 
Ubicada en la esquina de las calles Salta y Brasil, el paseo de compras “La Saladita” funciona como uno de los shoppings principales de la zona donde acuden vecinos, comerciantes y foráneos atraídos por las promociones y buenos precios que brindan la diferente variedad de productos que se pueden encontrar allí. Sin embargo, al igual que otros grandes predios de la ciudad de Buenos Aires, el lugar funciona desde hace tiempo con serias irregularidades que ponen en riesgo a la población que lo visitan. Por eso muchos no se sorprendieron cuando esta madrugada cuando el fuego comenzó a arder y “La Saladita” se incendió casi en su totalidad.
El gobierno porteño estaba al tanto de esa situación. El 14 de agosto del año pasado, la gestión de Horacio Rodríguez Larreta había decido clausurar la feria porque el predio no contaba con habilitación. Uno de los motivos era, precisamente, la falta de un plano contra incendios. Ya en el año 2014, tras el incendio de Iron Mountain, el inspector del GCBA Edgardo Castro había advertido que “todos los meses hay un muerto por falta de control de la Ciudad”. Afortunadamente, en esta oportunidad no hubo víctimas dado que las llamas comenzaron en momentos en que la feria, que cuenta con alrededor de 400 puestos, estaba cerrada.

El incendio, que comenzó a las 5 de la mañana, destruyó en un lapso de tres horas comercios de indumentaria, zapatería, relojería, peluquería, un patio de comidas y otros rubros. Aún se desconocen los causas que iniciaron el siniestro.