Luego de 8 años de lucha para conseguir justicia, esta mañana se realizó la tercera y última audiencia. La familia espera la sentencia para el efectivo que gatilló contra los jóvenes.

Quedó comprobado durante el juicio que los disparos efectuados por el ex policía Santiago Veyga que produjeron la muerte del Kiki y Ezequiel, el 8 de julio de 2009, “fueron a matar”, según consta en la declaración del perito oficial que realizó la autopsia.Tras un largo camino recorrido por la familia y amigos de las víctimas, mañana cerca del mediodía se presentarán los alegatos de las partes y los jueces darán a conocer el veredicto.

En relación a las irregularidades sucedidas en la causa durante el largo proceso atravesado Matías Busso, abogado de la familia, declaró: “Esperamos que el tribunal se haga cargo de todo lo que hizo el Poder Judicial hasta ahora en contra de esta causa, les pedimos a estos jueces que demuestren que son distintos”. “Estamos confiados en que se tiene que hacer justicia, y que quede demostrado que a los pobres se los respeta” agregó expectante a la resolución del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 16.

Desde la Casita de Kiki Lezcano en Proyecto Popular, organización que viene acompañando el caso, expresaron que “la única garantía de que el Poder Judicial nos escuche es con la presión de la lucha colectiva y el reclamo popular”.

Foto: Rafael Oviedo

Al salir de la audiencia, Angélica Urquiza, madre de Kiki Lezcano, se dirigió a los y las presentes que permanecían allí realizando una jornada cultural en apoyo al pedido de justicia por los dos jóvenes víctimas de gatillo fácil. “Tener justicia no es un privilegio, sino un derecho. Contamos con que estos jueces puedan sentir cómo late el corazón de una madre que pide justicia” sintetizó entre lágrimas.