Conflicto en el colegio Mariano Acosta

“Cambiemos arbitrariamente de rectora”

El desplazamiento de la rectora del colegio Mariano Acosta, Raquel Papalardo, generó polémica debido a su trayectoria en defensa de la educación pública y luego de su denuncia por el ingreso de la policía a la institución.

La persecución a Raquel Papalardo cobra relevancia debido a la ferviente defensa de la educación pública a lo largo de su trayectoria docente. La rectora, que tenía garantizadas sus funciones hasta diciembre de este año, fue removida bruscamente de su cargo de un momento para otro. No es casualidad que sucede tras haber denunciado el ingreso de la policía a la institución mientras se realizaba una clase pública en apoyo a la lucha docente.

El macrismo empezó a hilar fino en su ataque a la educación pública. Ya no se trata únicamente de otorgar menor presupuesto, recortar becas y viandas, y mirar para otro lado mientras los colegios se caen a pedazos. El 2017 comenzó con un conflicto caliente que ubicó a los docentes en el centro de la escena y desde entonces el gobierno se encargó de bastardear, ningunear y menospreciar a quienes día a día educan a nuestros hijos e hijas. La represión frente al Congreso es el más claro reflejo de la magnitud de la violencia disparada contra los y las docentes.

Papalardo hoy es víctima de una política sistemática que busca vaciar la escuela pública. Pero a pesar de las adversidades, las madres, padres, docentes y estudiantes del Acosta se mantienen firmes en su reclamo y exigen la reincorporación. Movilizaciones, abrazos a la escuela y presentación de cartas ha sido la forma en la que han pedido que se dé marcha atrás.

La persecución fue aumentando: en la última semana la supervisora quiso impedir que se llevara a cabo la asamblea organizada por el centro de estudiantes desconectando los micrófonos y amenazando con apercibimientos a aquellos estudiantes que participen de la medida. Por estos tiempos, los aires de persecución invaden las aulas del Mariano Acosta.