Se presentó el libro "Editar sin patrón", una compilación de Daniel Badenes acerca de las revistas culturales independientes. La presentación significó además la inauguración de la nueva sede de la revista MU: la "Trinchera Boutique".

Con textos de Sofía Castillón, Cora Gornitzky, Ivana Nitti, Lucas Pedulla, Gustavo Zanella y Verónica Stedile Luna, el libro es un aporte desde la academia y la experiencia de los autores a la comprensión de la autogestión en comunicación y el modo de organización de un sector de creciente importancia para la industria cultural: alrededor de doscientas publicaciones y cinco millones de lectores mensuales. Badenes considera a las revistas independientes como un “movimiento social que promueve la pluralidad” y propone pensar a los colectivos editoriales “sin patrón” en un doble sentido: primero por su carácter autogestivo y luego por formar espacios de innovación que no respetan moldes preestablecidos.

La presentación estuvo a cargo de Carlos Ulanovsky, Claudia Acuña (revista MU), Javier Borreli (Tiempo Argentino) y Nahuel Lag (NAN). Durante más de una hora se compartieron experiencias y recorridos por distintos medios, corporativos e independientes, y se debatió en torno a la autogestión, el periodismo y la universidad, concordando los presentes en la importancia de la salida de este libro en un contexto de precarización y concentración del mercado de la comunicación en Argentina —signado en las últimos días por el anuncio de la fusión Cablevisión-Telecom—, y en donde también se recordó el allanamiento e intervención del sindicato de canillitas. Todos sucesos que la mesa coincidió en ver al Grupo Clarín como principal gestor, en alianza con el gobierno nacional.

El conjunto de los participantes valoró también la contribución de “Editar sin patrón” a dejar plasmado una serie de temas con escasa producción teórica, por ejemplo los capítulos dedicados a las estrategias de financiamiento de estos medios, las estructuras de organización y los problemas en la distribución, y que son de importancia sobre todo para la capacitación de futuras publicaciones o medios que se vuelcan al cooperativismo. Al respecto, Javier Borreli, presidente de la cooperativa que edita Tiempo Argentino, mencionó que en las carreras de periodismo y comunicación no se enseña autogestión y que “se forman periodistas para un mercado que no existe”.

Al pensar en una descripción para las revistas culturales, Daniel Badenes refiere en la introducción al libro que “estamos, sin duda, ante un sector esquivo a las definiciones”. Lo propio de este tipo de revistas no es dado por una caracterización temática sino por la práctica de un enfoque con retóricas y estratégicas particulares en oposición a los medios corporativos y patronales: “Detrás de quienes concentran el panorama mediático hay soja, petróleo, timba financiera (…). Detrás de las revistas independientes hay organizaciones sociales, centros culturales, cooperativas de trabajo, editores y editoras con vocación por lo que hacen. Tanta, que lo hacen incluso contra los designios contables”.

Lucas Pedulla, integrante del colectivo lavaca y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de La Matanza, sostuvo que a partir de la recuperación de varios diarios por parte de los trabajadores (Tiempo ArgentinoInfonewsLa Nueva Mañana de Córdoba, etc.), “estamos viviendo una situación inédita en donde ante la precarización, la autogestión se consolida como modo de producción, como un deseo sobre todo”. Por su parte Carlos Ulanovsky, periodista e historiador, definió que “el periodismo argentino atraviesa uno de los momentos más débiles en cuanto a creatividad” y que son las revistas culturales independientes las que están “defendiendo los trapos del mejor periodismo en la actualidad”.

La presentación continuó con el eje en las preguntas: ¿qué comprende la autogestión? ¿en qué momento estamos? ¿y cómo seguimos? En relación a esto, Claudia Acuña, periodista editora de la revista MU, afirmó: “Es difícil este lugar. Acá se pone el cuerpo. Todos los días estamos peleando”. Además sostuvo que “por acá está pasando la dignidad del trabajo del periodista hoy” y, contundente, enunció: “Esto funciona. Para un gobierno de CEO’s no hay nada peor que la autogestión”.

Las revistas culturales independientes están nucleadas desde 2011 por AReCIA, organismo que impulsa una ley que fomente políticas públicas para fortalecer al sector y se reconozca a la producción autogestiva facilitando mecanismos de difusión y circulación. “Editar sin patrón” recupera la experiencia política-profesional de estas revistas, indaga en una lógica de funcionamiento distinta y ofrece un itinerario posible para que la autogestión empiece a ser la forma de hacer periodismo.