A pesar de la lucha de sus trabajadores y de los vecinos de Constitución, las autoridades del INCAA no dieron marcha atrás y dispusieron el cierre definitivo del (único) cine del barrio.

Desde que los trabajadores del Arte Cinema fueron notificados del cierre, a principios de junio, se organizaron para frenar la medida y defender su puesto de trabajo. Vecinos y vecinas de Constitución acompañaron el reclamo en defensa del cine del barrio. Empezaron con reuniones semanales los miércoles, siguieron con proyecciones, juntaron más de 4000 firmas para presentar su disconformidad ante el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y realizaron un gran festival que contó con la participación de estudiantes de cine de distintas partes del país, murgas y bandas, a tan sólo una semana del cierre anunciado.

Finalmente llegó el 31 de julio y las persianas no subieron, las puertas del cine no abrieron y se consumó un nuevo ataque a la cultura y la industria nacional. “Un placer haber trabajado para ustedes todos estos años. Ojalá nos recuerden con una sonrisa como nosotros a ustedes, muchísimas gracias por acompañarnos siempre”, se despidieron los trabajadores del Artecinema a través de su cuenta oficial de Facebook.

“Ralph Haiek, Presidente del INCAA, y Pablo Avelluto, Ministro de Cultura, son los responsables que desde hoy haya una sala de cine cerrada en la Ciudad de Buenos Aires”, apuntaron desde su página de Facebook “No al cierre del Arte Cinema”. Esto se enmarca dentro de la intervención del INCAA que puso a Haiek, alineado con el gobierno nacional, al frente del Instituto y esta medida es uno de los primeros objetivos que se fijaron para recortar en el área.

A pesar de las disposiciones, el Arte Cinema se convirtió en un sello de la cultura y promoción del cine argentino. Fue la primer salida al cine para muchos niños y niñas de un merendero del barrio; representó el punto de encuentro entre vecinos y vecinas; significó, para una gran parte de la Ciudad, poder acceder a la industria del cine a un precio accesible y consumir la producción nacional fomentando la misma. Sin embargo, el gobierno nacional continúa con su política de recortar el gasto público en detrimento de los sectores más humildes.