En el 30 aniversario del Hospital Garrahan, las autoridades buscan mostrar un clima alegre con distintos festejos que se extenderán durante lo que resta del año. Sin embargo, al interior crece el conflicto por una situación salarial de sus trabajadores que pone en riesgo el funcionamiento normal del hospital.

En la página oficial del Hospital Garrahan, se puede observar un clima festivo producto del 30° aniversario del establecimiento. Homenajes, agradecimientos, shows y jornadas interdisciplinarias son parte del repertorio de un cumpleaños que las autoridades han decidido que se conmemore a lo largo del 2017. Sin embargo, hacia dentro del hospital el panorama es distinto y lejos está de ser alegre y relajado. Las y los trabajadores del hospital denuncian “el peor” arreglo paritario de todos los gremios, que pone a varios de ellos en el umbral de la línea de pobreza según las últimas mediciones del INDEC.

En diálogo con El Grito del Sur, la doctora Liliana Ongaro, secretaria general de la Asociación Profesionales del Hospital Garrahan, explicó con detalles la situación que está viviendo el personal del nosocomio. “A mitad de año tuvimos paritarias y el acuerdo que firmó UPCN es el peor arreglo paritario de todos los gremios. Nosotros tenemos en promedio un 17,9% en tres cuotas. Nos perjudica materialmente y pone a varios compañeros por debajo de la línea de pobreza, es decir, que cobran menos de 15 mil pesos. Hoy la proyección de la inflación es del 24 o 25 por ciento. Así que hemos quedado totalmente rezagados, claramente el salario no alcanza. El retraso salarial y las paritarias con techo atentan contra el mantenimiento de la calidad y la prestación de los servicios en el hospital. Hay compañeros que quieren renunciar al hospital, nunca pasó una situación así”.

En la actualidad el hospital recibe 600 mil consultas en forma anual y tiene más de un 100% de ocupación de las camas. La sobre-demanda y la alta exigencia son parte de las condiciones de trabajo cotidianas  con las cuales tienen que lidiar los trabajadores del Garrahan. Sin embargo, los salarios “son bajos en relación a la carga horaria de 40 horas”, denuncia Ongaro.

Medidas para evitar una fuga de médicos 

La secretaria general de la Asociación de Profesionales señala que estuvieron realizando medidas de fuerza, tales como un banderazo, cortes de calle y volanteadas, pero no han tenido una gran repercusión en los medios. “Esto no los conmueve. Hoy no tenemos una mesa de negociación para plantear lo que está pasando para que tomen alguna medida acorde a nuestras necesidades”, asegura. Por esta razón, los trabajadores decidieron no participar de los festejos del 30 aniversario del hospital. Esto, según Ongaro, generó mucho malestar y presión hacia el personal frente a esta decisión tomada por una “masiva” asamblea. Por eso no descartan ir al paro total de actividades para hacerse escuchar.