"Nuestras radios corren peligro"

Pedido urgente al Enacom por licencias FM

Foto Sur

Las emisoras que integran la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC) se movilizaron al Ente Nacional de Comunicaciones para exigir la apertura de concursos para licencias de FM, en un contexto preocupante de incautación de equipos y periodistas con causas penales.

A 97 años del inicio de las transmisiones de radiodifusión en Argentina, las emisoras nucleadas en la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC) exigieron la apertura de concursos para licencias de FM. El pasado viernes presentaron ante el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) un pedido formal para cumplir con el artículo 89 inciso “F” que beneficia a las entidades sin fines de lucro.

Las emisoras plantearon el pedido de que, según la Ley 26522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, debe reservarse el 33% del espectro a las radios sin fines de lucro, lo cual no se cumple. “En la defensa de las emisoras comunitarias se juega la posibilidad de que los/as trabajadores/as contemos nuestra realidad sin intermediarios, de darle espacio a la cultura popular y contar con una programación inclusiva y comprometida con los derechos de nuestro pueblo”, planteó AMARC en un comunicado.

Asimismo, en diálogo con Barricada Tevé, el periodista Mariano Randazzo (Radio Sur) sostuvo que “venimos a pedir que el Estado legalice nuestra experiencia de comunicación. Hace casi 30 años que existen las radios alternativas, comunitarias y populares en nuestro país. Tenemos la vocación de ser legales, pero el Estado no arbitra mecanismos para que esto suceda. Queremos tener un paraguas legal porque en el contexto de este gobierno actual, nuestras radios corren peligro. En algunas emisoras han incautado equipos y tenemos compañeros con causas penales”.

Durante la mañana lluviosa del viernes, presentaron el pedido por mesa de entradas de ENACOM y las delegaciones en el caso de emisoras del interior del país. Ahora los integrantes de este sector quedaron a la espera de una respuesta por parte del Estado, en un contexto que no es del todo alentador para las radios comunitarias.