En la Comisión de Planeamiento Urbano de la Legislatura Porteña, se dio el pulgar arriba para avanzar con el proyecto inmobiliario "Catalinas Sur 2", que es visto como la continuación de Puerto Madero.

En un predio público de aproximadamente 26000 m2, ubicado en el barrio de La Boca, empresarios afines al PRO buscan avanzar en la construcción de un emprendimiento inmobiliario de gran envergadura que denominaron “Catalinas Sur 2”. Para ello necesitan el apoyo de la Legislatura Porteña, donde el nuevo interbloque Vamos Juntos (PRO, Coalición Cívica y Confianza Pública) alcanza la mayoría absoluta.

Los terrenos, pertenecientes a la Administración de Bienes del Estado, están ubicados entre las calles Brasil,  Caboto, Gualeguay, Arnaldo D´Espósito y la Av. Pedro de Mendoza. Allí se encuentra en la actualidad un club de barrio y las famosas “Canchitas de Catalinas”, donde los fines de semanas se juega el torneo más picante de La Boca.

Ayer se trató el proyecto de ley en reunión de diputados de la Comisión de Planeamiento de la Legislatura y se decidió que sea votado por el cuerpo legislativo la semana próxima. Empresarios oficialistas aspiran a que el negocio inmobiliario esté definitivamente aprobado a fin de año, si bien el traspaso de terrenos del Estado Nacional al gobierno de la Ciudad debería pasar primero por el Senado de la Nación para hacerse en forma legal.

En los pasillos de la Legislatura, fuentes consultadas dieron la versión de que se trata de unos terrenos que podrían valer en un futuro 156.000.000 de dólares, si se toma el valor del m2 de Puerto Madero. Hoy busca venderse a precios “ruin” por 400 dólares el m2, es decir “15 veces menos de lo que vale”.

Según Natalia Quinto, referente de La Boca Resiste y Propone, “no se tiene en cuenta el impacto ambiental que puede tener, con torres de 30 pisos”. Asimismo, el lugar tendría un pozo petrolero y, como no se realizaron pruebas de suelo, podría ocasionar problemas a los vecinos del barrio. Hoy la principal oposición al proyecto corre por cuenta de los vecinos del barrio, que proponen que esos 26.000 m2 sean un espacio 100% verde al servicio de las familias, pibes y pibas para jugar al aire libre.

Informe: Pedro Benítez