Tras pagar una fianza de 100 mil pesos, José Potocar fue excarcelado por orden del juez Frías, el mismo que lo procesó en abril en la causa en la que se lo investiga como jefe de una supuesta asociación ilícita que cobraba vueltos a los vecinos a cambio de "seguridad". La jefatura de la policía de la Ciudad continúa acéfala.

Noventa y ocho días estuvo preso José Pedro Potocar, el ex jefe de la flamante policía porteña: casi la misma cantidad de tiempo que pasó al frente de esa fuerza. Este miércoles, el juez Ricardo Frías, el mismo que lo procesó y le dictó la prisión preventiva a fines de abril por los supuestos delitos de “asociación ilícita” y “cohecho”, le concedió la excarcelación con una fianza de 100 mil pesos.

En su fallo, el juez Frías alegó que Potocar ya no ocupa la jefatura de la policía, por lo que no se corre el riesgo de que interfiera la investigación. Pero el argumento de mayor peso proviene de la causa. Pocos días atrás, la Cámara Nacional del Crimen dictó la falta de mérito para el jefe del imputado, el comisario Guillermo Calviño, otro hombre clave en la fusión entre la Federal y la Metropolitana al que se le imputan los mismos delitos que a Potocar. Las pruebas contra Calviño “no resultaban concluyentes”, sostuvo la Cámara. La misma situación, en consecuencia, se traslada a Potocar.

“Habiendo transcurrido más de un año de investigación y la reciente resolución dictada por el superior en cuanto a la situación procesal de Guillermo Néstor Calviño y la falta de producción de las medidas ordenadas por el superior –declaraciones testimoniales-, no se actualiza el peligro respecto de Potocar”, concluyó Frías.

El origen de la denuncia y la prueba más contundente contra Potocar era un cuaderno de anotaciones (manuscrito) secuestrado de la comisaría 35, señalada como la base de operaciones de la supuesta “asociación ilícita” que se dedicaba a coimear a comerciantes de Nuñez y Saavedra a cambio de seguridad, aparentemente encabezada por el comisario. La misma prueba, Según la Cámara del Crimen, fue insuficiente para avanzar sobre la situación procesal de Calviño.

La resolución dejó en off-side al fiscal federal José María Campagnoli, quien impulsó la causa y dijo en mayo tener “un sinnúmero de pruebas” contra el ex jefe policial, que todavía no aparecen.

Potocar se había hecho cargo de la jefatura de la flamante policía de la Ciudad a fines del año pasado. El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, le había confiado el cargo por su perfil civil (Potocar es abogado) y su manejo de la seccional porteña de la Federal, fuerza que en un principio se mostró reacia a fusionarse con la Metropolitana y sembró dudas hasta el final sobre la viabilidad del proceso. La situación judicial de Potocar sumó otro ingrediente más a la nebulosa de una fuerza policial que todavía no arranca y sigue sin jefe.