Con 51 votos a favor, dos abstenciones y ninguno en contra, la Legislatura porteña decidió que los inquilinos no paguen más los gastos administrativos y la comisión de los alquileres. Rotunda oposición de las cámaras inmobiliarias, que plantean la presentación de un recurso de amparo para frenar la medida.

La modificación de la Ley 2.340 de Alquileres, que fue propuesta inicialmente por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, finalmente llegó a un amplio consenso en la sesión que se realizó ayer en la Legislatura porteña.

Una vez que se reglamente y entre en vigencia, la nueva norma bajará los costos de los inquilinos a la hora de alquilar un inmueble, ya que obliga a los propietarios a hacerse cargo de los gastos de la comisión y de los trámites administrativos.

El doloroso 4,15 por ciento del valor del alquiler en concepto de comisión se mantiene fijo pero se prometió reforzar la custodia de ese tope, algo que las inmobiliarias no respetaban.

Estas disposiciones, que fueron aceptadas por la mayoría de los bloques, fueron sin mebargo rechazadas por el Colegio Profesional Inmobiliario, que afirmó que “esta ley atentaría contra el negocio de las inmobiliarias”. Por esta razón, la cámara empresaria presentará un recurso de amparo contra la ley.

Según explicó el legislador oficialista de la Coalición Cívica- ARI, Maximiliano Ferraro, en una primera etapa la ley tiene objetivo limitar las comisiones a 4,15% y que sea pagada por el propietario, y queda “totalmente prohibido” cobrarle alguna comisión a los futuros inquilinos por los contratos de locación. “Esto viene a resolver las trabas y ciertos abusos de algunas inmobiliarias, en el último tiempo observamos que el cobro de comisiones superaba a la que estamos estableciendo”, sostuvo Ferraro antes de votar.

El bloque de legisladores del Frente para la Victoria también votó a favor. Sin embargo, desde el FPV señalaron que el proyecto del oficialismo es una respuesta parcial a una iniciativa presentada por organizaciones de la sociedad civil y organismos del Estado. Si bien la ley resuelve la demanda histórica de los inquilinos de no pagar las comisiones, quedan pendientes otros problemas que tienen aquellos que deben alquilar, como la presentación de garantías propietarias y de familiar directo.

En su intervención, la diputada Paula Penacca, afirmó que “hoy dimos un paso importante en la defensa de los derechos de los inquilinos. Fue producto del reclamo y el trabajo organizado de ciudadanos y ciudadanas que se cansaron de los abusos del sistema inmobiliario”. “Lamentamos que el jefe de Gobierno haya recortado la ley que proponíamos y cercenado así la posibilidad de garantizar el real acceso al alquiler en condiciones justas. Sobre todo en este contexto de retracción económica donde los tarifazos, el aumento de ABL y la pérdida de poder adquisitivo del salario hace cada vez más difícil alquilar”, agregó.

El legislador Adrián Camps, presidente del bloque Socialista Auténtico, afirmó: “Las argumentaciones que expresan los del colegio son infundadas, catastróficas, pero ellos no deben meterse en estos tipos de negociaciones”. Esa expresión generó gran repudio por parte de las inmobiliarias, que se encontraban presenciando la sesión y se manifestaron de manera efusiva una vez finalizada la votación fuera del recinto.

Por otro lado, Patricia Vischi, del bloque Suma + (Lousteau y aliados), manifestó la preocupación por el derecho a la vivienda y recalcó: “los inquilinos tienen destinados entre el 30% y el 40% del sueldo a los alquileres, más gastos de servicios, por eso es un tema a debatir ya que todos tenemos algún conocido que afronta esta situación”.

En los últimos años, los alquileres en la ciudad de Buenos Aires aumentaron muy por encima de cualquier cálculo de inflación. Según el último censo realizado en el año 2001, el 22% de la población en la ciudad era inquilina, pero hoy ese número escaló al 40%.

Estos datos no sólo reflejan la problemática en materia habitacional que existe en la ciudad, sino también los reiterados abusos que padecen los inquilinos por parte de las inmobiliarias que los obligan a adecuarse y afrontar los gastos impuestos por ellas.

Finalizada la votación, el referente de la organización Inquilinos Agrupados, Gervasio Núñez, afirmó: “Los inquilinos vamos a dejar de pagar comisiones a las inmobiliarias por un servicio que les ofrecen a los propietarios”.