La Legislatura porteña aprobó ayer un proyecto para permitir la venta de 3 hectáreas de terrenos públicos pertenecientes al Estado nacional, que serán subastados para construir el complejo de torres Catalinas Sur 2. Rotundo rechazo de los principales bloques de la oposición.

A pesar de la negativa de muchos vecinos del barrio de la Boca, la Legislatura porteña aprobó ayer el proyecto de ley para avanzar en la venta de tierras que permitirá la construcción de las oficinas “Catalinas Sur 2”, ubicadas muy cerca del límite con Puerto Madero. Este espacio físico consta de dos parcelas de 27 mil metros cuadrados de tierras para edificar torres de hasta de 75 metros.

El proyecto obtuvo 33 votos a favor (del interbloque oficialista Vamos Juntos: Unión PRO, Coalición Cívica y Confianza Pública), 14 votos negativos (Frente Para la Victoria, Partido Socialista, Partido Socialista Auténtico, Frente de Izquierda y de los Trabajadores,  Bien Común, Autodeterminación y Libertad) y 11 abstenciones (Suma+, Bloque Peronista, Sindical Peronista y Mejor Ciudad).

Mientras se realizaba la sesión, los vecinos que se encontraban en el recinto abuchearon y criticaron fuertemente a los legisladores macristas que hablaron durante el debate y exigieron que “en lugar de edificios se construyeran más espacios verdes”.

Durante el debate Agustín Fortechín, del bloque oficialista Unión PRO, señaló que “llegó el momento de la urbanización y a través de las firmas del mencionado convenio estamos brindando norma urbanística a los polígonos de propiedad nacional para hacer posible la nueva infraestructura. Llevar esta infraestructura va a mejorar el barrio”.

Por otro lado, Paula Penacca, del FPV, afirmó que “no sólo se ha desoído el proyecto de los vecinos, sino que no se está escuchando cuáles son las necesidades reales del barrio de la Boca, donde tenemos lamentablemente por mes un conventillo incendiado, por lo menos”.

Por su parte, desde otros bloques más pequeños de la oposición también se manifestó un profundo rechazo. “Aquí se pretende que estas tierras se vendan mediante la Agencia de Bienes de la Ciudad. La Legislatura debería defender los intereses de la ciudad que tomen en cuenta las necesidades de los vecinos y no los intereses de la Nación”, enfatizó Adrián Camps, del Partido Socialista Auténtico (PSA). También el legislador Gustavo Vera, de Bien Común (BC), se opuso: “Esperemos que alguna vez y de alguna forma, desde la República podamos frenar a los proyectos inmobiliarios”.

Urbanización polémica

El terreno donde se busca emplazar Catalinas Sur 2 está conformado por las avenidas Brasil, Pedro de Mendoza, las calles Gualeguay, Caboto y Arnaldo D´Espósito.

La parcela será dividida en dos fracciones donde se construirán viviendas, oficinas y comercios en el 35 por ciento del suelo de esa área, mientras que el 65 por ciento restante será transferido a la Ciudad y sería de uso público.

Se permitirá edificar hasta 150.000 metros cuadrados y hasta 75 metros de alto. Esto significa que también se abrirán calles: una paralela entre Brasil y D’Espósito -perpendicular a Brasil y paralela a las vías- como arteria vehicular, y paralela al ingreso a la Autopista, como arteria vehicular.