Los integrantes de la organización Boca es Pueblo reclaman la necesidad de que la entidad boquense habilite un espacio físico dentro de la institución, que permita llevar adelante la recolección de firmas de socios para avalar su reconocimiento legal como agrupación.

Boca es Pueblo es una organización política de hinchas de Boca que viene transitando desde el año 2012 el camino de lo que denominan “la recuperación del CABJ para su gente”. Desde esa perspectiva, profesan la reivindicación de los valores que conforman la identidad del club, tales como el barrio de La Boca, los colores, los hinchas y el estadio de La Bombonera. “Somos enfermos de Boca y esa enfermedad la adquirimos al calor de un club inclusivo y solidario, abierto a las necesidades de un barrio humilde y con los hinchas como prioridad, y no como meros clientes”, afirman sus integrantes, que sostienen una posición muy crítica a la actual gestión del presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici.

Después de haber estado durante varios años trabajando en el barrio, ofreciendo a los jóvenes de La Boca apoyo escolar, becas en la colonia del club o talleres de plástica y cine, han decidido iniciar el salto al ámbito institucional. Por eso Boca es Pueblo presentó el pasado 3 de mayo ante la Secretaría General del club una nota para iniciar el trámite que les permita constituirse como agrupación oficial y comenzar a participar de la política institucional del club. “Amparados en el propio estatuto del Club Atlético Boca Juniors y al margen de las infinitas críticas a este sistema elitista y excluyente, exigimos en dicha presentación que la recolección de firmas de socios que se necesitan para lograr el reconocimiento oficial pueda ser llevado a cabo gratuitamente dentro de las instalaciones del club, ya que de lo contrario nos obligan a certificar por escribano público aproximadamente 9000 firmas por nuestra cuenta, lo que representa una suma superior a los 500.000 pesos a pagar al correspondiente notario”, revelan.

Han pasado más de siete meses y, a pesar de haber reiterado el pedido allá por agosto, aún no han recibido respuesta. Desde la organización afirman que este pedido no es un “favor”, sino que se inscribe en la propia acta constitutiva y el Reglamento General de Comicios. “Esto constituye una clara violación a los principios democráticos que pensaron nuestros fundadores y es un claro acto discriminatorio para con un grupo de socios que no comparten su visión de club”, denuncian los militantes de Boca es Pueblo.