El 1 de noviembre a las 18hs marcharán a Plaza de Mayo

Justicia por Santiago

Foto: Nicolás Cardello

Santiago no fue el primero ni el último. Todos los días desaparece y/o es asesinada una persona por responsabilidad del Estado. Pero desde hace tiempo se dijo BASTA y se sembró un camino: plazas y calles desbordadas de banderas, carteles, colores y cánticos que alzan un pedido inquebrantable de Memoria, Verdad y Justicia.

Estamos mal. Pero mal, terriblemente mal. Muere un pibe, un pibe que tenía familia, amigxs, conocidxs, gente que hoy todavía lo está llorando porque tuvo que ver su cadáver descompuesto en todos los medios de comunicación y probablemente hasta en su propio celular. Una familia que estuvo sumida en la incertidumbre de no saber dónde estaba y qué le había pasado mientras todos hilaban teorías: que había un 20% de posibilidades de que esté en Chile; que lo habían matado éstos o que lo tenían guardado los otros. Y aún con el peor desenlace, no hubo ni un segundo de tranquilidad para el duelo. Una manada de opinólogos invadió las medios televisivos para volcar la -su- «verdad absoluta»acerca de qué pasó, cómo paso y por qué pasó.

Es Santiago. Dos palabras bastaron para llenar Plaza de Mayo, Congreso, la Quinta de Olivos y hasta la morgue judicial donde se encuentra el cuerpo. Cargados de bronca y tristeza en la morgue, miles y miles se acercaron para abrazar a la familia Maldonado y llenar el lugar de fotos, velas y flores.

78 días, dos meses y medio buscando. ¿Dónde está Santiago Maldonado?, se convirtió en una constante. Hoy tenemos respuesta: Santiago está muerto y las principales sospechas siguen apuntando contra Gendarmería Nacional. Duele. Cuesta comprender cómo todavía existe el indiferente. Santiago no fue el primero y lamentablemente no será el último. Todos los días desaparece y/o es asesinada una persona por responsabilidad del Estado. Pero desde hace tiempo se dijo BASTA y se sembró un camino: plazas y calles desbordadas de banderas, carteles, colores y cánticos que alzan un pedido inquebrantable de Memoria, Verdad y Justicia.

La memoria se construye en las aulas en las que el gobierno prohibió que se hable de la desaparición forzada de un joven argentino y la justicia se consigue en las calles por más vallas, ratis y operativos de seguridad que quieran desplegar. El 1 de noviembre a las 18hs familiares y amigos de Santiago Maldonado junto a los organismos de derechos humanos convocan a llenar una vez más la Plaza para saber ¿QUÉ CARAJO HICIERON CON SANTIAGO MALDONADO?