Finalizó el 32° Encuentro Nacional de Mujeres

Unidas en un solo abrazo

Miles de mujeres dieron un marco multitudinario a la cita feminista más importante del país, que esta vez tuvo lugar en la provincia de Chaco. Se pidió, entre otras cosas, por la declaración de la emergencia de violencia de género, el cumplimiento efectivo de presupuesto para las víctimas y terminar con la cultura de opresión a los estereotipos femeninos.

Chaco es una de las regiones más postergadas del país. Allí han peleado a lo largo de la historia las trabajadoras, las campesinas y las mujeres de los pueblos originarios contra las campañas genocidas, los femicidios y la justicia machista. No es casualidad, por ello, que se haya elegido a esta provincia para representar al 32° Encuentro Nacional de Mujeres (ENM), que ya había sido anfitriona diecinueve años atrás. En 1998 fueron diez mil mujeres, pero en esta oportunidad los cuerpos y las voces se multiplicaron presentando un marco de alrededor de 70 mil mujeres en la ciudad de Resistencia.

«Nos autoconvocamos convencidas de que a partir de estos encuentros nace la construcción colectiva que nos da la fuerza para luchar contra el sistema explotador, patriarcal y opresor. No es casual que ahora estemos juntas y en Resistencia, cuando en Argentina se vienen profundizando las desigualdades económicas y sociales que devienen en una escalada de la feminización de la pobreza». Precisamente, el documento del comité organizador del ENM hizo alusión a la pelea por el presupuesto en una provincia que depende en un 86 por ciento de los Fondos de Coparticipación Federal.

Uno de los pedidos masivos que se oyó a lo largo de los 71 talleres de debate fue la declaración de la Ley de Emergencia de Violencia de Género. “La falta de voluntad política de los distintos gobiernos impidieron la implementación de la Ley de Erradicación de la Violencia contra las Mujeres. Por lo que exigimos desde aquí la declaración de la ley de emergencia en violencia de género a nivel nacional y provincial que implique presupuestos con perspectiva de género; además de la declaración de emergencia por transfemicidios”, sostuvieron las referentes de las organizaciones feministas. También denunciaron que el Plan Nacional de Acción de Prevención, Asistencia y Erradicación de la violencia contra las mujeres, que en 2016 destinaba un presupuesto de menos de cinco pesos por mujer, ahora omite en el proyecto de ley del Presupuesto 2018 toda mención explícita de la asignación para el próximo año.

La legalización del aborto seguro y gratuito es un tema que se discute en todos los encuentros. Recientemente se presentó por sexta vez en el Congreso Nacional un proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, bajo el grito Educación Sexual para Decidir, Anticonceptivos para no Abortar, Aborto Legal, Seguro y Gratuito para no morir. En línea con esto, se afirmó que “el Programa de Educación Sexual Integral, clave para la educación y prevención de violencias, sufrió una reducción de un tercio del personal. Al igual que el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable y la Ley de Salud Mental, que son progresivamente desarticulados”.

Por último, la marea de mujeres rechazó la política de opresión que impone estereotipos que «cercenan las libertades femeninas», lo cual se traduce en un sometimiento físico, psicológico, simbólico, sexual, económico y patrimonial. En ese marco, rechazaron el proyecto de “ley de libertad religiosa” que impulsa el Poder Ejecutivo Nacional para que las religiones tengan aún mayor injerencia en el ejercicio de los derechos ciudadanos.

El 33° Encuentro Nacional de Mujeres se realizará en Puerto Madryn, en la provincia de Chubut.