La marcha en contra del paquete de reformas propuesto por el gobierno, encabezada por los movimientos sociales, terminó con una cruda represión frente al Congreso, en la que militantes y diputados de distintas organizaciones fueron heridos y, en algunos casos, detenidos.

Más de 250 mil trabajadores y trabajadoras de la economía popular colmaron la 9 de Julio en reclamo de un bono de fin de año y en rechazo al conjunto de reformas que el Ejecutivo planea tratar esta tarde en la Cámara de Diputados. La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista Combativa (CCC) y Barrios de Pie protagonizaron el acto de cierre frente a una multitudinaria movilización en defensa de los sectores más humildes, uno de los más golpeados por las reformas.

Tras el acto, se decidió movilizar hacia el Congreso de la Nación y realizar una vigilia pacífica en el lugar. Dicha medida fue interrumpida por un fuerte operativo policial que culminó con una violenta avanzada contra la movilización y la detención de dos manifestantes. Si bien el despliegue de las fuerzas de seguridad se mantuvo durante toda la movilización, el punto de ebullición ocurrió mientras los movimientos sociales avanzaban rumbo al Congreso.

El diputado del Movimiento Evita, Leonardo Grosso, fue atacado por un perro de Gendarmería cuando pidió a los oficiales hablar con el jefe del operativo, a lo que le respondieron: “la única jefa del operativo es Patricia Bullrich, y no va a hablar con vos”. Sin éxito también, Mayra Mendoza y Horacio Pietragalla, del Frente para la Victoria, intentaron mediar la situación y proteger a los manifestantes. Otra de las diputadas agredidas fue la dirigente de Libres del Sur, Victoria Donda. El gobierno en general, y Gendarmería Nacional en particular, vienen sentando un precedente de disciplinamiento ante las distintas expresiones de repudio a las políticas económicas y sociales que viene llevando a cabo la alianza Cambiemos, avanzando no únicamente contra los civiles sino también contra diputados, senadores y dirigentes de la oposición.

Tras lo ocurrido, los movimientos sociales resolvieron acoplarse a la movilización de esta tarde en el Congreso mientras se trate la reforma previsional. La medida fue convocada por las dos CTA junto a distintos sindicatos y gremios docentes, quienes en el día de hoy pararon y llamaron a movilizar masivamente. A su vez, el triunvirato de la CGT también se pronunció al respecto y serán parte de la jornada. Palpitándose lo que parece será una enorme manifestación y con un paro nacional de 24hs anunciado por la Confederación General del Trabajo para el viernes, un clima de tensión se propaga por las calles del centro porteño.