Micaela García, militante barrial y feminista, fue la protagonista de uno de los femicidios más recordados en Argentina. “La primera vez que fui al barrio fue de su mano. Me ayudó a entender que las cosas se cambian poniendo el cuerpo", la recuerda Alejandro, su último novio, en diálogo con El Grito del Sur.

“La primera vez que hice algo con La Negra fue ir a un barrio alejado de Concepción del Uruguay, a rellenar un terreno de unas 20 cuadras para un futuro playón deportivo de la zona centro. Ese sábado a la mañana, esa piba de ojos grandes y brillantes me dijo: ´anda a cambiarte, mira que te vas a embarrar´. Ella tenía puesto un buzo negro con capucha que luego solía usar yo.

Creo que podría escribir un libro de cada momento, pero solo me voy a quedar con algo que me dijo esa mañana, una de las tantas cosas que me dijo y que no se me olvidan: ¨Nunca fuiste a un barrio a intentar cambiar algo? Yo también era de lxs que critican desde el sofá mirando la tele… y aún no se que es lo que hizo darme cuenta que eso no ayuda en nada si no ponemos el cuerpo.”

Alejandro conoció a Micaela García en el instituto de inglés al que ambos concurrían. Quedaba a media cuadra de la casa de los abuelos de ella, donde vivió el último año de secundario. Después de un año de charlas y momentos cotidianos Micaela invitó a Alejandro al barrio. El amor a la militancia en el barrio los unió. Micaela tenía 21 años y cursaba el profesorado de educación física en Gualeguay, Alejandro estudiaba ingeniería.

“Yo me recibí de ingeniero en sistemas en el 2014 y empecé a trabajar en una empresa.Por ahi tenia menos tiempo que ella para militar pero éramos un equipo. Hoy intento ser el todo yo solo, hacer ambas cosas”, describe.

El primero de abril del 2017 Micaela fue a bailar al boliche King por el cumpleaños de dos de amigos. Cuando volvía a la madrugada, caminando por el centro de Gualeguay fue atacada por un desconocido. Según las pericias se trató de violación seguida de asesinato. El cuerpo de Micaela estuvo desaparecido durante una semana, un intervalo de desgarro e incertidumbre. Su cuerpo es encontrado con rastros de ahorcamiento, semienterrado junto a la Ruta 12.

Quien finalmente fuese encontrado culpable, Sebastián Wagner  había sido condenado por dos violaciones, pero permanecía en libertad por decisión del juez entrerriano Carlos Rossi, a pesar de las recomendaciones contrarias que recibió. Luego del crimen de Micaela Rossi dijo no arrepentirse de sus actos y haber actuado de acuerdo a la justicia y se justificó diciendo “Yo no hago futurología de los actos de las personas”

“Creo que siempre tuvo claro algo la Negra, algo que nxs sucede a diario pero creo que fue en ella en la primer persona que lo vi, no importaba que tan grande sea lo que habia que cambiar, siempre empezaba de a poco y por donde podia: en las charlas personales, en la universidad, en la mesa al mediodia o los domingos, etc. Tenía en claro que algunas luchas son 100% colectivas y a nosotrxs nos toca solo aportar un granito de arena que termina siendo fundamental a la hora de obtener resultados.”

Micaela fue la protagonista de uno de los femicidios más recordados en Argentina. En las marchas su sonrisa amplia siempre acompaña desde alguna remera o un banderín. En la foto iconic del cso Micaela lleva la remera de Ni Una Menos ilustrada por Liniers. Luego de su asesinato este ilustrador quien realizó el retrato que se legitimó como ícono del movimiento de mujeres en Argentina.

“Las pibas que no están nos obligan a no olvidar los resultados de la sociedad machista, golpeadora, excluyente y denigrante que siempre se miró su ombligo en todos los ambitos e instituciones. La sociedad machista siempre usa todas las armas a su alcance para acallar las voces que gritan derechos. No hay tiempo siquiera para poder pensar en las que no estan con el respeto que se merecen, con la admiración y el cariño que solo generan compañeras transgresoras. Saber lo que le pasa a cada a chica que no vuelve y sale en las noticias es lo que va a llevar al 8M a millones de mujeres a salir de nuevo, a gritar por las que no estan y a demostrarnos que únicamente la unión en una lucha colectiva podrá dar los resultados que esperamos.”