Se esperaba que la cuarta jornada del juicio histórico por el travesticidio de Diana Sacayan fuera la última antes de los alegatos y la sentencia, pero habrá una quinta por el número de testigos pendientes. El Grito del Sur habló con la abogada querellante.

“Está siendo un juicio muy intenso por ser la primera vez que se juzga a partir de la figura de travesticidio, con toda la carga que tiene desde lo jurídico y también desde lo social”, le dijo a El Grito del Sur Lucia Sanches, abogada querellante de la familia de Sacayan, tras la cuarta sesión del juicio oral. Se esperaba que fuese la última antes del fallo, pero el colectivo trans y todxs los que buscan justicia por el asesinato de la activista deberán esperar por lo menos una semana más para ese día histórico y tan buscado.

Por el crimen se encuentra acusado Gabriel David Marino, ex pareja de Sacayán. Existen tres cargos sobre la carátula del asesinato de Diana que pueden condenar a Marino a cadena perpetua: Homicidio triplemente agravado por haber sido ejecutado con violencia de género, por odio a la identidad de género y alevosía, en concurso real con robo. Traducido: crimen de odio, travesticidio.

Familiares, amigos y activistas de Diana Sacayán se hicieron presentes en los tribunales de Talcahuano 550 de la Ciudad de Buenos Aires. Durante esta cuarta audiencia se esperaba que se presentaran tres testigos de la defensa, de los cuales solo dos dieron testimonio. Lucía expresó la importancia de uno de los testigos que dio declaración, ya que conocía en profundidad a David Marino y es poca la información que se tiene en la causa sobre el imputado.

Se esperaba que esta fuera la última audiencia antes del juicio, pero debido a la extensas que fueron las dos anteriores y los testigos que aún quedan por declarar se esperan cuatro más, las cuales se realizarían el 16 y 20 de abril, y el 7 y 14 de mayo. “Esperamos que el 16 retomemos con algunos de los testigos que faltan declarar, testigos muy importantes y después vamos a seguir con los testigos de la defensa que tampoco los hemos escuchado demasiado hasta ahora”afirmó la abogada.

Su caso busca ser un precedente para dejar atrás la indiferencia generalizada ante los crímenes de odio hacia el colectivo travesti-trans. “Viendo que el impacto de este tipo de crímenes no es un impacto individual si no que también es un impacto colectivo. La audiencia anterior fue muy emotiva en ese sentido porque declararon muchas amigas y compañeres de Diana que dieron cuenta de su impacto”.