Profundo malestar en la comunidad eductiva de la carrera de Trabajo Social dependiente de Facultad de Ciencias Sociales de la UBA frente a la explícita exclusión de una oferta de trabajo del Gobierno de la Ciudad. "No serán tenidos en cuenta perfiles UBA" expresaba el anuncio.

Una oferta laboral del Gobierno de la Ciudad, publicada en un grupo de Facebook para trabajadores y trabajadoras sociales, desató la bronca de la comunidad educativa: la convocatoria discriminaba a aquellos y aquellas posibles postulantes con “perfiles UBA”. Más aún cuando se supo que las vacantes se generaron luego del despido de 56 profesionales de la Secretaría de Integración Social y Urbana, que denunciaron “persecución política e ideológica”. Ni bien el aviso empezó a circular, una enorme cantidad de estudiantes y docentes expresaron su repudio en el posteo, motivo por el que unas horas después las autoridades porteñas debieron eliminarlo. Andrea Echeverría, directora de la carrera de Trabajo Social de la Universidad de Buenos Aires, aseguró en diálogo con El Grito del Sur que “lo que molesta” al ejecutivo porteño “es el pensamiento crítico”.

Profundo malestar en la comunidad eductiva de la carrera de Trabajo Social dependiente de Facultad de Ciencias Sociales de la UBA frente a la explícita exclusión de una oferta de trabajo del Gobierno de la Ciudad. "No serán tenidos en cuenta perfiles UBA" expresaba el anuncio.

Post de Facebook en el grupo Bolsa de Trabajo.

La búsqueda es para trabajadores y trabajadoras sociales con experiencia para trabajar en el proyecto de urbanización de la Villa 31 y 31 bis pero excluye de manera taxativa a quienes sean estudiantes o egresados de la UBA. Frente a la preocupación manifestada por la comunidad educativa, Echeverría tomó cartas en el asunto y se comunicó con la decana de la facultad, Carolina Mera, quien también expresó inquietudes al respecto y se comunicó con las autoridades de la Universidad. Si bien el anuncio no fue realizado desde ninguna cuenta oficial, según pudieron saber desde la dirección de la carrera, el mail que se adjunta corresponde a una trabajadora del Gobierno de la Ciudad.

Profundo malestar en la comunidad eductiva de la carrera de Trabajo Social dependiente de Facultad de Ciencias Sociales de la UBA frente a la explícita exclusión de una oferta de trabajo del Gobierno de la Ciudad. "No serán tenidos en cuenta perfiles UBA" expresaba el anuncio.

Andrea Echeverría, directora de la carrera de Trabajo Social de la UBA.

El hecho responde a “un profundo desconocimiento acerca de la formación de los trabajadores sociales en general y de la Universidad de Buenos Aires en particular”, comentó Echeverría a este medio. “De la Universidad de Buenos Aires todos los trabajadores sociales salen con una formación solida desde lo técnico, lo teórico, lo conceptual, lo histórico y lo instrumental”, comentó y agregó que hay una idea desdibujada en el común de la gente acerca de lo que es un trabajador social y las tareas que desempeña. “Hay una idea de trabajador social que solo interviene en lo operativo pero en realidad nuestros graduados están preparados para participar tanto en el nivel operativo como para aportar al proyecto de diseño, formulación y evaluación de políticas sociales”, explicó.

Por otro lado, relacionó lo acontecido con las cesantías dispuestas por el gobierno porteño entre los meses de enero y marzo en la Secretaría de Integración Social y Urbana que desplazó a más de 50 trabajadores y trabajadoras de las distintas disciplinas sociales. En este sentido, advirtió que “muchas veces cuando convocan a un trabajador social, que realiza las tareas que se le asignan pero además tiene ideas propias sobre la direccionalidad de las políticas, sobre los recaudos que hay que tomar y determinadas cuestiones vinculadas a la participación de la población cuando no son tenidas en cuenta, transmite mucha molestia” y lamentó que “parte de esto opere en la discriminación hacia los trabajadores sociales de la UBA” en la oferta laboral publicada ya que “lo que enriquece una política publica es la diversidad de miradas”.

Consternada de sólo pensar que el hecho haya sido consecuencia de su pronunciamiento en favor de los trabajadores despedidos de la SISYU cuestiona la medida y reflexiona sobre ello: “la urbanización no es solamente una cuestión de obras, aunque sin dudas un hecho central. Si no está acompañada de un trabajo social de acompañamiento a las familias, de recrear vínculos a nivel barrial y pensar formas de integración desde lo social y con un abordaje interdisciplinario, es otra cosa, no es urbanización”.

Para avanzar concretamente y recibir respuestas oficiales del ejecutivo porteño esta tarde realizaron el reclamo correspondiente al responsable del área de la Secretaría de Integración Social y Urbana, a la espera de ser convocados a una reunión en la cual discutir el tema y resolver los inconvenientes provocados.