A pesar del mal clima, distintos sindicatos de la Ciudad de Buenos Aires cortaron las calles desde temprano y confluyeron horas más tarde en una nutrida movilización hacia la Legislatura contra el "ajuste" de Horacio Rodríguez Larreta.

En línea con el camino de unidad trazado este año, los sindicatos porteños del sector publico salieron otra vez a la calle. Trabajadores y trabajadoras de la economía popular, estatales, docentes, judiciales y metrodelegados cortaron desde las 9 de la mañana distintos puntos de la Ciudad y concentraron cerca del mediodía en la Legislatura porteña. Entre paraguas para bancar la lluvia, y bombos y platillos, denunciaron “la política de ajuste” del gobierno porteño y rechazaron el techo del 15 por ciento de aumento que hasta ahora ofrece el jefe de Gobierno, Horacio Rodriguez Larreta.

“Los trabajadores estamos dispuestos a decir cuáles son nuestras verdades y a pelear por nuestros derechos”, apuntó “Beto” Pianelli, representante de los metrodelegados, desde el escenario montado sobre la intersección de las calles Perú e Hipólito Yrigoyen. A su turno, Vanesa Siley, secretaria general de SiTraJu y diputada nacional por Unidad Ciudadana, denunció que el gobierno busca acusarlos de cualquier cosa con tal de quebrantar la unidad que vienen forjando. “La injerencia en la resolución de las paritarias de los trabajadores judiciales nunca ha sido tan feroz”, advirtió.

A pesar del mal clima, distintos sindicatos de la Ciudad de Buenos Aires cortaron las calles desde temprano y confluyeron horas más tarde en una nutrida movilización hacia la Legislatura contra el "ajuste" de Horacio Rodríguez Larreta.

Vanesa Siley, sindicalista y diputada nacional.

Minutos más tarde tomó la palabra Rafael Klejzer, dirigente de CTEP Capital y el Movimiento Popular La Dignidad, e hizo referencia específicamente al rol de los trabajadores y las trabajadoras informales. “Nunca más la historia de los trabajadores se va a escribir sin los trabajadores de la economía popular, nunca más nos usarán de ejército de reserva para achicar salarios”, expresó ante la multitud. Por último se envalentonó y dijo: “nos paramos, construimos nuestro sindicato y a la par de otros que quieren luchar vamos a plantar una patria libre, justa y soberana”.

A pesar del mal clima, distintos sindicatos de la Ciudad de Buenos Aires cortaron las calles desde temprano y confluyeron horas más tarde en una nutrida movilización hacia la Legislatura contra el "ajuste" de Horacio Rodríguez Larreta.

Rafael Klejzer, dirigente de la CTEP

Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital, subió al escenario en medio de una marea verde y blanca que coreaba “acá está, ya llegó, somos la pesadilla del PRO” al ritmo de los bombos y trompetas característicos de las movilizaciones populares. Todos los oradores coincidieron en que el gobierno está llevando a cabo una política de amedrentamiento contra los sindicatos que se organizan y salen a las calles. “Nos vienen tratando de marcar el rumbo amenazándonos y diciéndonos que no tenemos derechos. El gobierno nos quiere de rodillas pero el paro de hoy fue contundente” sintetizó Catalano.

La Ciudad de Buenos Aires es el distrito con mayor presupuesto del país y, sin embargo,  “no hay viviendas, las escuelas se caen a pedazos, crece la mortalidad infantil y la desocupación”. Denuncian que el macrismo ha construido, en sus once años de gestión en la órbita porteña, una ciudad para ricos y cuentan que se vuelve cada vez más difícil llegar a fin de mes porque “la inflación nos come el salario”. “Decimos que Larreta es Macri porque es parte del plan de ajuste que viene por el movimiento obrero”, concluyó el representante de los estatales.

Sumado a las protestas callejeras, los docentes nucleados en la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), la Asociación de Docentes de Educación Media y Superior (ADEMyS) y el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADoP) realizaron un paro de 24hs que, según declararon los gremios, alcanzó un 85% de acatamiento. “El gobierno ofreció mil pesos por cargo a cambio de que no hagamos el paro, y aquí estamos, porque la dignidad no se negocia” sentenció Eduardo López, secretario general de UTE.

Para finalizar, hicieron alusión a la decisión del Supremo Tribunal Federal que el día de ayer condenó al ex mandatario Inácio Lula Da Silva, y convocaron a la concentración anunciada para esta tarde en la puerta de la Embajada de Brasil.