La situación de los militantes detenidos por Morales

“Una cacería propia de la dictadura militar”

Foto: Virginia Robles

José Surita, referente de la CTEP de Jujuy, no estaba en su casa cuando un operativo de la policía lo fue a buscar para detenerlo. Desde las puertas del juzgado donde hoy declararon los nueve militantes apresados por "atentado" luego de una marcha de hace dos semanas, habló con El Grito del Sur sobre su situación y la de sus compañeros que, dijo, espera que sean liberados esta tarde.

A los gritos, pateando puertas y a punta de pistola. Así fueron detenidos en su domicilio los 9 militantes gremiales y sociales jujeños en la madrugada del Sábado, acusados por la justicia de Gerardo Morales de “atentado a la autoridad”. La policía también tocó a la puerta José Surita, referente de la CTEP y del Movimiento Evita de Jujuy, quien no estaba en su casa a esa hora, lo que lo hizo zafar de la cacería. “Lo que está pasando en Jujuy nos retrotrae a las épocas mas oscuras del país”, afirmó este mediodía en diálogo con El Grito del Sur desde las puertas del juzgado donde los detenios fueron sometidos a declaración indagatoria durante todo el día. Hasta allí marcharon también unos dos mil trabajadores organizados en ATE, la CCC y CTEP. Se espera que esta tarde, dijo, los militantes sean liberados.

-¿En qué situación están usted y el resto de los imputados?

-Ahora estamos esperando que terminen de declarar los nueve compañeros que han sido detenidos el Sabado. En mi caso vinieron a buscarme a mi casa como al resto pero como no estaba no pudieron detenerme. Por lo que ahora estoy esperando para declarar ni bien sean liberados los compañeros, algo que esperamos se produzca a las seis de la tarde de hoy, para no interrumpir el proceso de su liberación.

-¿Pudieron tener contacto con ellos?

-Desde las 9 de la mañana del sábado que estamos con los abogados y los organismos de DDHH de la provincia intercediendo para que los liberen. Pero sabemos que están bien, salvo un compañero que fue trasladado al hospital y es el que falta declarar hoy.

-¿De qué forma se produjeron las detenciones?

-Entraron a las casas de los compañeros rompiendo puertas el sábado a las cinco de la mañana, y tirando gases lacrimógenos adentro. Incluso maltratando a las familias, hay casos que entraron a punta de pistola y se las pusieron en la cabeza. Un comportamiento propio de la dictadura militar. Una caceria nunca vista, que hace acordar a las épocas mas oscuras del país.

-Usted no estaba en su casa, ¿cómo se enteró de lo sucedido?

-Yo no quedé detenido por azar. Vivo a 60 km de San Salvador de Jujuy. Con mi compañera nos levantamos temprano y fuimos a visitar una familia amiga. Mas tarde me entero por los vecinos que habían estado en mi casa, con la orden de detención. Por suerte no había nadie de mi familia. Esto que estamos viviendo es una cacería que no sabemos donde termina. Ahora nos estamos por presentar con el otro compañero de ATE, que tampoco pudieron cazar, para sentarnos a declarar y ponernos a disposición de la justicia.

-Presentaron dos habeas corpus que fueron rechazados. ¿Confían en que la justicia revierta su decisión?

-La justicia jujeña es una verguenza. Desde que Morales amañó la Corte provincial como ya se sabe, lo que le permitió encarcelar a Milagro Sala, que no hay Estado de Derecho acá. Estas detenciones son ilegales, violentas y no se ajustan a derecho. Acá hay varios fiscales que ya se están yendo, una verguenza. No dieron curso a los habeas corpus tampoco. Pero por mas que nos quierean amedrantar seguriemos con la lucha.

-Se los acusa de “atentado” por una marcha del 4 de abril que terminó con una represión de la policía. ¿Qué sucedió ese día?

-Nosotros el 4 de abril marchamos en ocasión de la apertura de sesiones de la Legislatura provincial para mostrarle al gobernador Morales nuestro descontento con el magro aumento del 5 por ciento para todos los trabajadores públicos, la paritaria mas baja de todo el país. Fuimos reprimidos. El gobernador ya estaba preparado para reprimir, porque ese día movilizó 1500 efectivos e infantería armada. También tenemos fotos de francotiradores apostados en la terraza del edificio. Una locura. Tiraron balas de goma de la cintura para arriba, cosa que está prohibida. Fue un amedrentamiento del gobierno provincial para aplacar las lcuhas. Dialogamos dos años, pero no podemos permitir que nos sigan recortando el salario. No estamos dispuesto a firmar un 5 por ciento de aumento que fue impuesto unilateralmente y ante la protesta, la respuesta es represión. Jujuy es el laboratorio del ajuste y la represión de Macri.