En Puerto Madryn, la justicia absolvió a un violador porque "su pareja era demasiado obesa como para ser forzada". La mujer había denunciado a su ex pareja por abuso sexual, luego de que el hombre la llevara a la habitación de su casa y la forzara a tener relaciones sexuales sin su consentimiento.

En Argentina decir gorda es el peor de los insultos. Todas las mujeres que conocí en mi vida en algún momento se sintieron insatisfechas con su cuerpo. Todas desean o han deseado poder cambiarle algo. Estas mujeres son muy distintas entre sí: altas, bajas, morenas, corpulentas, con más o menos vello corporal. Muchas estudian carreras universitarias, otras no, tienen intereses totalmente distintos entre sí, distinto poder adquisitivo y diferentes planes para su futuro. Pero todas coinciden en ese punto: están o han estado insatisfechas con su cuerpo. Hablar de la inconformidad con unx mismo, de la dieta o el rollito es casi un tema ineludible en la mayoría de las reuniones sociales y es fundamental el peso que tiene en la sociedad argentina a la apariencia y estética corporal.

La noticia con la que amanecimos el 19 de abril no hace más que poner en palabras los  prejuicios de muchxs hombres y mujeres, aunque los tabúes sociales no permiten exteriorizarlos. También son los conceptos aprendidos por muchas mujeres que lidiamos diariamente para deconstruirnos.

En Puerto Madryn, una mujer denunció a su ex pareja por abuso sexual. El hecho habría sucedido en octubre del 2016, cuando luego de haber discutido violentamente el hombre la llevó a la habitación y la forzó a tener relaciones sexuales sin su consentimiento.

El protocolo de casos de abuso sexual dio resultado positivo y el caso fue calificado como “abuso sexual con acceso carnal” por parte de la Fiscalía, la cual presentó como prueba la ropa interior de la victima con manchas de sangre.

Sin embargo justicia argentina, acostumbrada a poner en duda los relatos de las mujeres descreyó de la denuncia y absolvió al imputado.

María Angélica Leyba es la abogada del acusado quien alegó que en su defensa -sin supuesto ánimo de discriminar- como se trataba de una mujer obesa que no podía ser fácilmente forzada a tener relaciones no consentidas.

Al parecer la abogada se olvida de las miles de mujeres de toda contextura, raza y color que son violadas por día en nuestro país. Tal vez se olvida -o nunca aprendió-  que la violencia excede la fuerza que tenga cada una de las partes que se oponen. Que existen objetos, instrumentos, amenazas, insultos y manejos psicológicos previos por los cuales un hombre puede ejercer violencia sobre cualquier mujer, más allá del peso o el físico de esta. Incluso, bajo la lógica de la abogada, debería haber un mayor promedio de chicas menudas siendo violentadas por sus parejas.

 

En la misma línea la abogada argumentó que la víctima se encontraba vestida con una calza, que no es una prenda de ropa fácil de sacar. “El señor le sacó la calza, y yo me pregunto si a una persona obesa puede un hombre que pesa 75 kilos forzarla a sacarle una calza. La calza es una prenda de vestir que no es de fácil acceso para colocarla o sacarla”, alegó Leyba. “No hace falta que le explique al Tribunal lo molesto o dificultoso que resulta sacarse una calza”, sostuvo la letrada, como si el tipo de ropa hubiera sido en algún caso impedimento para que se ejerzan actos atroces de violencia sobre los cuerpos feminizados.

No solo es ilógico pensarlo en estos términos, sino que el planteo de Leyba implica recaer en la hipótesis de que la violación no solo es culpa de la víctima, sino que las chances de ser violada aumentan con lo atractiva que la víctima puede ser.

Como bien explica Virgine Despectes en su icónico libro “Teoría King Kong” la violación es, fue y será siempre será un acto de violencia que lejos está de encarnar un deseo sexual  o incluso de satisfacer un supuesta necesidad biológica -la cual en todo caso es falsa-.

A pesar de la bajeza de los argumentos y a la falta de solidez fáctica, tres juezas de la corte de Puerto Madryn -Patricia Reyes, Marcela Pérez y Patricia Asaro- determinaron que no se pudo comprobar el acoso sexual y absolvieron al acusado declarando que en esta etapa “se requiere una certeza absoluta a la que no se ha podido arribar”.

En 2017 se realizó por primera vez el taller de activismo gordo en el encuentro nacional de mujeres. Con aulas llenas se habló de un estereotipos, de los cuerpos que muestra la TV y la publicidad, y de un sistema médico que en nombre de una supuesta “buena salud” tilda de enfermos y anormales a los cuerpos gordos. Aunque bien sabemos que no toda delgadez indica estar saludable, y que no toda gordura en sí misma es patológica.

Socialmente el cuerpo gordo carga un estigma que lo relaciona a la pereza, a la suciedad y a la falta de motivación. La industria millonaria de la dieta nos quiere hacer creer que tienen el derecho de diagnosticar el cuerpo ajeno con solo mirarlo. Esta industria mueve millones de pesos en gimnasios, libros, programas de televisión y revistas. La industria de la dieta receta píldoras para adelgazar que produce daños irreversibles en nuestros cuerpos. El control sobre los cuerpos pesa desde el momento en que nacemos en toda la sociedad pero tiene un impacto mayor en los cuerpos feminizados.

Las políticas publicas no se hacen cargo de que la obesidad también tiene un componente económico fundamental. La industria de la dieta, íntima cómplice del patriarcado violenta y estigmatiza profundamente a las personas, intenta quitarles libertad.Al parecer en Argentina la legislaciòn solo entiende de talles únicos.