A 6 años de la aprobación de la ley de identidad de género, El Grito del Sur habló con María Belén Correa, desde Berlín, fundadora del Archivo de la Memoria Trans y activista trans. El archivo estuvo expuesto en el Centro Cultural Haroldo Conti y el Centro Cultural Kirchner. También fue reconocido como proyecto ganador en la primera Convocatoria de Proyectos de Preservación, Acceso y Salvaguarda del Patrimonio Sonoro, Fotográfico y Audiovisual.

El 9 de mayo del 2012, hace seis años, fue sancionada la primera Ley de Identidad de Género de Argentina (Nº 26.743). Esta fue un paso fundamental para la comunidad trans ya que permite que travestis, transexuales y transgéneros sean inscriptas en sus documentos personales con el nombre y el género de elección. Además, la ley ordena que todos los tratamientos médicos de adecuación a la expresión de género sean incluidos en el Programa Médico Obligatorio, lo que garantiza una cobertura de las prácticas en todo el sistema de salud, tanto público como privado.

El Archivo de la memoria trans es un colectivo de trabajo que recolecta, busca y protege la memoria de las personas trans en Argentina. Sus fotos, vídeos caseros y recortes de diarios escapan a la estética profesional y funcionan como reservorio de fragmentos cotidianos. El archivo cuenta con unas 6000 piezas que van desde el inicio del siglo XX hasta la década de los ´90. El Archivo no es un corpus cerrado, sino que funciona en constante desarrollo, ampliando, restaurando y exponiendo; al mismo tiempo, se conforma como un espacio de reunión para discutir y repensar los temas fundamentales que atraviesan a un colectivo relegado por la justicia y discriminado por la sociedad.

¿Cuál fue el cambio del colectivo trans a partir de la implementación de la ley de identidad de género? ¿Cómo lo visibiliza el “Archivo de la memoria trans”?

A partir de de estos seis años de aplicación de la ley de identidad de género es que nosotras -las personas hombres y mujeres trans- nos consideramos dentro de la democracia porque somos visibles y tenemos una identidad que nos reconoce como argentinxs y como seres de derechos, que podamos tener derechos y obligaciones. A partir de ahí es mucho más fuerte nuestra ley de identidad, no es solo una ley de identidad de género: es una ley que nos devolvió la democracia que nosotrxs las personas trans nunca habíamos tenido. Sin embargo, seguimos estando en una situación perjudicial con respecto al resto de la sociedad. La ley de identidad de género viene a cubrir un 35% de nuestras necesidades ya que los primeros dos años no se implementó el artículo 11 que preveía los tratamientos hormonales, los médicos endocrinólogos y las intervenciones quirúrgicas que nos permitían adaptar nuestro cuerpo. Nosotrxs todavía no tenemos una totalidad del acceso a la salud, a la vivienda, ni al trabajo formal, ni siquiera para el trabajo sexual que no está reglamentado. Las compañeras que lucharon por la ley de identidad de género son las que han quedado fuera del sistema. Teniendo una expectativa de vida hasta 40 años, pasados los 40 años son sobrevivientes y ellxs son lxs que han quedado fuera del sistema. Se necesita una reparación para las chicas que estuvieron viviendo años de calabozo y pagando multas. El Estado protege a las nuevas generaciones pero no a las que lucharon por esa ley, quedan excluidas de los beneficios mínimos.

¿Cuándo y cómo comienza el Archivo de la Memoria Trans?

A partir del 2012 con la muerte de Claudia Pía Baudracco yo heredo sus cenizas, un colgante y todas las fotos y papeles que para la familia no tenían valor. Allí estaba la famosa caja donde Pía juntaba y recolectaba fotos. Con eso lo primero que hicimos fue el documental sobre Pía: “Si te viera tu madre. Huellas de una leona” y a partir de ahí nace el Archivo. En el archivo de la memoria trans hay fotos que datan desde 1900 en la revista “Caras y Caretas” donde salía el “hombre mujer”, era una chica aborigen de Neuquén que ya sale desnuda en la revista de 1902. A partir de allí vamos documentando con nuestras fotos las distintas represiones en los distintos gobiernos. Las imágenes del archivo trans no son el tipo de fotos que nos sacaban los fotógrafos en las marchas. Rescata nuestra intimidad, nuestras vivencias, nuestro día a día, nuestros recuerdos familiares. Es nuestra visión propia sin el morbo ni el estereotipo que tuvieron hacia nosotrxs durante mucho tiempo.

Hoy en el archivo somos 9 personas que estamos trabajando todos los miércoles, haciendo entrevistas, escaneando fotos, escribiendo. Tenemos talleres de literatura para que las chicas puedan empezar a contar. Hace poco trabajamos con el testimonio de tres chicas que estuvieron detenidas en el pozo de Quilmes y nunca fueron a declarar.

Hemos presentado un proyecto para que el archivo viaje a Italia, España y Fancia tras con las huellas de las que tuvieron que exiliarse en los 70 y los 80.

Actualmente se está discutiendo en la Cámara de Diputados la ley de Interrupción Legal del Embarazo (ILE). ¿Qué sucede con el aborto respecto a los hombres trans?

Respecto a los hombres trans en el 93 fundamos el grupo ATA, Asociación de Travestis Argentina. En las recientes reuniones informativas en la Cámara de Diputados expuso Diego Watkins, miembro de esta asociación y hombre trans a favor del aborto. Si bien ellos están tomando hormonas y se supone que no pueden tener hijos, si tienen los órganos reproductivos continúa el riesgo de quedar embarazados. Por eso, tanto yo como las demás chicas del archivo estamos a favor del aborto legal, seguro y gratuito.