Después de cinco años de lucha, la Asamblea en Defensa del Cine Teatro Urquiza en conjunto con vecinos del barrio lograron un acuerdo para que en la construcción del edificio privado se edifique el cine, conservando casi la totalidad de su fachada. Se estima que la obra esté en dos años y este viernes se realizarán dos celebraciones simbólicas en Parque Patricios por este logro en favor de la cultura.

“Rescatar el cine fue un gran logro y los vecinos de Parque Patricios nos felicitan”, dijo Octavio Martín, miembro de la Asamblea en Defensa del Cine Teatro Urquiza. Tras cinco años de lucha, se logró su reapertura y la conservación de la fachada en el nuevo edifico. Se estima que el cine funcione en la planta baja y en el primer piso de la estructura por venir. Además, se retomarán los eventos culturales, y la prestación para actividades barriales dependerá de la “buena fe” del dueño del edificio.

El cine nació en 1920 y un año más tarde fue inaugurado, por lo que -según cuenta Martín- este 2020 se espera realizar un festival masivo por el centenario del espacio cultural. “Fueron cinco años de lucha en los cuales el Gobierno de la Ciudad y el Ministerio de Cultura no nos permitían ni debatir el caso”, recordó el entrevistado. Este 21 de mayo se firmó un acuerdo entre la Asamblea de vecinos, representantes del Gobierno de la Ciudad y el dueño del terreno. Allí el propietario se comprometió a construir una sala teatral en el lugar, conservando la fachada que lo caracteriza.

El cine fue cerrado en el 2013, para ser demolido y, posteriormente construir en el predio, un edificio de oficinas. Sin embargo, el deseo de los vecinos de Parque Patricios y de los demás barrios del sur porteño era el de volver a “prender los reflectores y el proyector de películas”, pero con la decisión de hace cinco años, parecía que este sueño se terminaba. Más aún, si se toma en consideración que el cine había dejado de funcionar en los años 60, y su espacio estuvo ocupado por una concesionaria, luego en supermercado y hasta fue la vivienda de un deportista.

“Será un espacio cultural de gestión privada y tanto nosotros (los integrantes de la asamblea), así como los gestores culturales y la gente del barrio podremos proponer actividades culturales para que se lleven a cabo en las salas, que se espera puedan empezar a funcionar dentro de dos años, en el centenario de Teatro Urquiza”, sostuvo Martín.

¿Cómo se logró este acuerdo después de cinco años? La Asamblea y los vecinos apelaron a la ley nacional 14.800 que, en uno de sus artículos, indica que en casos de demolición de salas teatrales “el propietario de la finca tendrá la obligación de construir en el nuevo edificio un ambiente teatral de características semejantes a la sala demolida” respetando el 90% la capacidad de la vieja sala. En los dos festejos de este viernes se tiene previsto una felicitación a los vecinos y artistas que se organizaron y siguieron con la causa desde el 2013.