En el marco del Día Nacional de la Lucha contra la Violencia Institucional, distintos referentes políticos y sociales se reunieron en la sede de Constitución de la CTEP para analizar el estado actual en la materia y buscar una salida colectiva a dicha problemática.

En el marco del Día Nacional de la Lucha contra la Violencia Institucional, distintos referentes de diversos organismos de control, ONGs y familiares de víctimas se dieron cita en la sede de la CTEP, ubicada en el corazón del barrio porteño de Constitución, para visibilizar las múltiples situaciones de violencia que día a día tienen lugar -sobre todo- en los barrios más humildes de nuestro país.

La asamblea convocada por la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional empezó con la lectura de un documento en la que se explicó el estado de situación actual. Luego, múltiples observaciones, iniciativas e historias de casos particulares invadieron la sala en la que se encontraban representantes del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Defensoría de la Ciudad, la Asociación Contra la Violencia Institucional (ACVI), víctimas de casos de gatillo fácil y la organización convocante.

Desde el CELS celebraron la junta de más de 300 firmas contra la violencia institucional, la represión de la protesta social y la persecución de referentes políticos y sociales, iniciativa lanzada por el organismo. Adhesiones como las de Estela de Carlotto, Nora Cortiñas, Raúl Zaffaroni y Adolfo Pérez Esquivel se cuentan entre las más relevantes. “En los ´90, si bien hubo un fuerte avance represivo, no había ni cerca el grado de inserción del tema de la violencia institucional que hay ahora. Hoy partimos de otro piso, la declaración con más de 300 firmas que sacamos hoy refleja eso, la historia de lucha por los derechos humanos en la Argentina” destacó Paula Litvachky, representante del CELS.

Por su parte, Leonardo Grosso, diputado nacional por el Movimiento Evita y referente de la Campaña, sostuvo que hay que “empezar a generar una agenda que sea novedosa, que tenga que ver con lo que pasa ahora y empalmar, por ejemplo, la lucha que se está dando desde el movimiento de mujeres con la tradición que heredamos de los organismos por memoria, verdad y justicia”.

Desde el Observatorio Universitario de la Violencia Institucional, dependiente de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA), remarcaron la profundización de la situación represiva a partir del caso de Santiago Maldonado y denunciaron la violencia ejercida desde las fuerzas de seguridad. Por último, Lito Borello, referente de la organización Los Pibes y responsable de la Secretaría de DDHH de la CTEP, aseguró que “todos los casos que estamos planteando tienen algo en común, todos son consecuencias de este proyecto de muerte que nos ofrece el capitalismo, este capitalismo de descarte como dice Francisco, pero los pueblos tenemos el derecho humano de la protesta para construir otro mundo posible”.

El espacio de encuentro sirvió para aunar fuerzas entre los distintos sectores sociales que intervienen diariamente en los casos de violencia institucional y buscar una salida superadora y de conjunto a una problemática que se incrementa día tras día.