El diputado nacional y referente de La Cámpora, Andrés "el Cuervo" Larroque, sale con los tapones de punta y apunta contra el gobierno de Mauricio Macri: "Con el tarifazo pierde la gente y ganan los empresarios amigos del Presidente". FMI, tarifazo y ajuste bajo la lupa de uno de los dirigentes más cercanos a Cristina Kirchner.

Por 133 votos a favor, 94 en contra y tres abstenciones, doce horas y media después de iniciado el debate, la oposición logró en la madrugada del jueves darle media sanción al proyecto de ley que retrotrae el cuadro tarifario a 2017 y ata posibles nuevos aumentos al devenir de los salarios. Desde la ley antidespidos, de principios de 2016, que los bloques del peronismo, el kirchnerismo y la izquierda no lograban ponerse de acuerdo para impulsar una norma que contradice el plan económico del Gobierno. Sólo el 14 de diciembre pasado, en la primera de las sesiones por la reforma jubilatoria, la oposición pudo aprovechar su mayoría, pero la unidad se rompió 4 días después y el oficialismo impuso el recorte, con represión incluida. “Ojala que podamos estar a la altura de lo que pide el momento político”, se entusiasma Andrés “el Cuervo” Larroque, quien dialogó con El Grito del Sur sobre la vuelta al FMI, el posible veto presidencial a la anulación del tarifazo y los desafíos de la oposición.

¿Es el peor momento de Macri?

Es un momento complejo. Volver al FMI era previsible, es la lamentablemente consecuencia de las políticas que viene implementando el Gobierno desde que asumió. No sé si es el peor momento, pero pedir un auxilio de 30 mil millones al Fondo habla por sí solo de la magnitud de la crisis.

Se habla mucho de que es una situación similar a la del 2001. ¿Se teme por un estallido?

El problema son las políticas y las consecuencias. Cuando se abusa de la paciencia del pueblo, ya se sabe que truena el escarmiento. Hay políticas similares, pero las circunstancias no son calcables. La tarea del Gobierno ahora es escuchar a la gente. Todavía está a tiempo de corregir para que no pase lo que nadie quiere. Y que se pueda encarrilar el país en el mediano plazo, incluso pensando en un cambio de gobierno que tendrá que lidiar con esta deuda.

Mario Negri, presidente del bloque de diputados radicales, aseguró que no hay razones para que el acuerdo con el FMI pase por el Congreso. Otros bloques opositores exigieron justamente eso. ¿Cuál es la posición del FpV-Pj?

Naturalmente debe pasar por el Congreso. Después el Gobierno decidirá qué hacer, pero creo que ese acuerdo, del que todavía no conocemos la letra chica, qué nos van a pedir a cambio, para tener mínima legitimidad requiere ser tratado en el espacio institucional donde todas las fuerzas con representación pueden expresarse. Sería un error que no lo haga. Esperábamos que el Jefe de Gabinete anunciara algo por el estilo, pero no sucedió.

La unidad que se dio en Diputados a la hora de anular el tarifazo, ¿se puede fortalecer en lo electoral?

Ojalá que podamos. Que podamos estar a la altura de lo que pide el momento político. Es imprescindible. Hay que terminar de resolver algunas tensiones de los 12 años de gobierno para que la unidad se dé. Hay sectores sociales que acompañaron a Cambiemos y están viendo que las consecuencias de este modelo son terribles y están tomando distancia, pero todavía a un ritmo que no es suficiente para que la oposición tome la decisión de unirse.

El Gobierno ya anunció que vetaría la anulación del tarifazo si sale del Senado. ¿Cómo imaginás ese escenario?

Para la gente sería muy grave porque es evidente que a millones se le hace muy cuesta arriba pagar el tarifazo. Pero también sería grave para el Gobierno. Entró en una dinámica de encierro cada vez más marcada y en este momento de crisis se necesita una sensibilidad de lo que pasa en la calle. El veto lo volvería a poner en un lugar complejo. Es un momento para hacer cambios en el gabinete, esperábamos anuncios en ese sentido que no se dieron. Hay un conjunto de ministros que representan directamente a las corporaciones en un contexto en el que es necesario que se imponga la política por encima de los intereses económicos. Hoy el Gobierno llegó a esta situación en parte por estar a ambos lados del mostrador.

Varios diputados del PRO los acusaron de demagogos por impulsar el proyecto, dando a entender que el gobierno anterior generó las condiciones para el tarifazo.

Nosotros sosteníamos los subsidios especialmente para las Pymes para incentivar la producción. Nosotros pudimos mantener los subsidios sin tener que recurrir al Fondo. La pregunta es cómo ellos sacando los subsidios vuelven al Fondo, cómo profundizaron el problema fiscal. Con el tarifazo pierde la gente, pierde el trabajador y ganan los empresarios amigos del Presidente.