El diputado del FIT, Nicolás del Caño, uno de los protagonistas de la sesión en diputados contra el tarifazo, propuso rechazar el acuerdo entre el FMI y el Gobierno. En diálogo con El Grito del Sur, sostuvo que ante el posible veto de Macri a la ley, "va a haber que resistir en la calle y llamar a un paro nacional con movilización".

“No podemos empezar esta sesión sin debatir la vuelta del país al Fondo Monetario Internacional”, lanzó el diputado del FIT, Nicolás Del Caño, antes de exigir que se incluyera en el temario de la sesión de hoy en Diputados -en la que todavía se discute la emergencia tarifaria- el rechazo al inicio de acuerdo entre el Gobierno y el FMI anunciado ayer por el Presidente. La propuesta se topó con la resistencia del bloque Argentina Federal, cuyos legisladores responden a los gobernadores del peronismo y con quienes Del Caño volvió a cruzarse mas tarde, a la hora de votar el proyecto de reforma del mercado de capitales, un guiño del ejecutivo a los bancos para apaciguar el clima de incertidumbre e inestabilidad financiera que atraviesa el país. “Nos pareció una vergüenza”, le explicó mas tarde a El Grito del Sur, “porque la prioridad hoy era discutir el tema de las tarifas, pero como siempre ese sector del peronismo termina siendo cómplice del Gobierno”.

-¿La vuelta al fondo implica un nuevo ajuste o el Gobierno ya no tiene margen para hacerlo?

-El acuerdo con el fondo esta claro que es un ajuste mas severo. En su último informe sobre el país, del FMI pide la reforma laboral para flexibilizar las condiciones de trabajo, elevar la edad jubilitoria, ajustar los presupuestos de educación y la salud públicas, reducción de los salarios, la historia repetida. Los 30 mil millones que fue a pedir Dujovne se va a ir en garantizar la renta financiera del sector especulativo, no va a significar obras o más plata para la gente. Es una historia repetida, que ya vivimos. Creemos que vamos a tener que construir una gran resistencia para que el ajuste no se aplique, no sólo adentro del recinto, sino en las calles.

-Desde la izquierda insisten con el paro nacional con movilización, pero la CGT apenas puede reunirse. ¿Ve positivo que a la marcha hoy contra el tarifazo convoque el sector de camioneros?

-Nosotros estamos alertando que hace falta una gran movilización popular, que no alcanza con medidas aisladas como las hoy, que acompañamos pero marcamos sus límites. Por otro lado muchos sectores de la CGT han pactado el 15 por ciento de aumento en enero y febrero y ya sabemos que con esta devaluación brutal y la inflación que hay por lo menos deberían estar pidiendo la apertura de paritarias y no los hemos escuchado hablar.

-¿Qué pasa si la ley para anular el tarifazo se vota y el Presidente la veta? ¿Que escenario imagina?

– Primero hay que esperar a que los legisladores de Argentina Federal se sienten a la hora de dar el Quórum, como prometieron, cosa que es probable que pase, por lo que sabemos hasta ahora. Pero insistimos en que no es el momento de esperar al veto nada más, sería la crónica de una muerte anunciada. Hay que salir a las calles con un paro nacional con movilización y forzar al Gobierno a dar marcha atrás con el ajuste.

-Antes de discutir los tarifazos, el Gobierno logró sancionar la ley de reforma del mercado de capitales. ¿Hay complicidad de un sector de la oposición con la agenda del Gobierno?

-Nos pareció una vergüenza esa votación porque la prioridad hoy era discutir el tema de las tarifas y votar el rechazo al FMI,  al que se negaron el Frente Renovador y Aargentina Federal. Y votar una ley como la de mercados de capitales especulativos es una muestra de lo que vienen haciendo estos sectores del peronismo hace rato, que es votarle todas las leyes al gobierno como el pago a los buitres y el ajuste jubilatorio.