El lunes iniciaron los alegatos en el Juicio por el travesticidio de Diana Sacayán. La jornada fue extensa, duró aproximadamente cinco horas y solo expuso la abogada querellante por parte de la familia, Luciana Sánchez. El próximo lunes proseguirá la querella por parte del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).

“Conocí a Diana hace como 18 años en la Comisaria N° 50. Le hablé de la lucha, y que teníamos que organizarnos. Ella rápidamente entendió que la única manera de cambiar nuestras miserables vidas era a través de la lucha y de la organización. Así fue como nos organizamos”, dijo Lohana Berkins, a través de la voz del secretario del Tribunal, en su declaración testimonial de fecha el 14 de octubre de 2015. Fue a través de esta incorporación por lectura del testimonio de la activista y amiga de Diana, fallecida en 2016, que se dio inicio a la audiencia, centrada en los alegatos de la querella.

A través de un extenso e importante alegato, la abogada querellante por parte de la familia Sacayán, Luciana Sánchez, analizó lo ocurrido durante el juicio. Destacó la implementación del protocolo de tratamiento de violencia contra las mujeres, y la obtención de pruebas como su respectivo resguardo “que no es común, pero acá se llevó a cabo el protocolo rigurosamente”, y agregó “así fue como se llegó a Marino, a través de una red de conocidos y teléfonos”.

El acusado, por su parte se lo notaba que no había pasado una buena noche. Con su mirada de ojos pequeños pero penetrantes, nuevamente miró desafiante a lxs fotógrafxs que lo retrataban, como aquel primer día. Sin embargo, al transcurrir el alegato, manifestó que se sentía mal y solicitó retirarse de la sala. Aquella expresión de chico malo ya no se encontraba en su mirada. A pesar que el Ministerio Público Fiscal como las querellas no prestaron su consentimiento para que se retire, sí lo hizo el tribunal, teniendo este la última palabra.

Fue de este modo que se acercaron dos agentes del Servicio Penitenciario Federal, lo esposaron y se lo llevaron. En el momento en que Marino se acercaba a la puerta, alguien de lxs presentes le dice por lo bajo y bien claro “te vas porque sos un cagón”. Sin embargo del otro lado, lxs presentes que miraban la audiencia desde el televisor que se había instalado en el pasillo del Palacio de Tribunales, lo recibieron al grito de “asesino”. A pesar de esa interrupción el alegato siguió normalmente.

Luciana Sánchez destacó que “Diana era travesti, sudaca y originaria, que fue asesinada en su casa mientras tenía una relación íntima. Diana fue humillada en vida por Gabriel David Marino y éste pretendió seguir ejerciendo un control sobre su cuerpo travesti ya muerto, por eso la dejó en esa posición”.

Mediante un alegato calmo pero contundente que por momentos generaban algunas lágrimas y escozor en la piel, la abogada agregó “Diana nunca más pudo salir de su dormitorio, nunca más pudo salir de su cama, Diana nunca más pudo abandonar ese espacio doméstico en el cual fue asesinada y abandonada bajo su propio colchón con preservativos usados. Todo esto da cuenta de una escena que habla más que un homicidio simple, un robo y una huida”

Asimismo, prosiguió “estas evidencias también sirven para calificar el crimen respecto del art 80 inciso 11, entendemos que acá hay un concurso de figuras que protegen bienes jurídicos diferentes y entendemos también que este tribunal debe dejar claro que no puede hacerse ningún tipo de discriminación en respecto a cuál de las figuras corresponde aplicar en virtud de la identidad de género de la víctima. No queremos que quede que el inciso 4° es para las travestis y el 11 para las mujeres cis”

La abogada remarcó puntualmente lo que padecen las personas que deciden cambiar su identidad de género. De manera clara y concisa destacó lo siguiente: “Diana es travesti, sudaca y trans. Todo lo que le sucede a las travestis es porque son travestis, y todo lo que les sucede en general son cosas muy malas, como los travesticidios”.

Recordó el “gran impacto” que generó en la comunidad travesti y trans la muerte de Diana, demostrado en juicio por diversxs testigos, y lo difícil que es formar una referente como lo fue Diana Sacayán.

Finalizando su exposición, la abogada querellante consideró que “existen elementos de prueba para decir que Gabriel David Marino es el autor material del hecho, y que los motivos excluyentes de este crimen han sido el odio a la víctima por su identidad de género y su calidad de defensora de derechos humanos”.

Por tal motivo, requirió al tribunal que se condenara a Marino con prisión perpetua, dado que se lo considera autor penalmente responsable del delito de travesticidio, en el marco del homicidio agravado por odio a la identidad de género travesti de Diana Sacayán, en concurso ideal con el artículo 80 inciso 11°, por haber sido cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género, en concurso ideal con el artículo 80 inciso 2° por haber sido cometido con alevosía y en concurso real con el robo simple (artículo 164 del Código Penal), dado que a la víctima se le sustrajeron 20 mil pesos.

Por último, le requirió al Tribunal N° 4 determinadas medidas para la reparación y no repetición de estos crímenes. Alegando que el Poder Judicial puede enviar un mensaje, por ser caso fundacional en el que van a emitir sentencia. “Sabemos que Diana también le está poniendo el cuerpo ahora a esto”, dijo Sánchez y agregó “no dependen del tribunal pero la querella espera que se haga eco para que otras instituciones escuchen a la Justicia”. Entre otras cosas, la abogada enumeró:

  • La realización de  un homenaje público para desagraviar su imagen. Por el tratamiento mediático que recibió su travesticidio, ya que se ha hablado más de ella muerta que de su vida y militancia.
  • que el Poder Judicial pida perdón por la falta de protección a Diana por no haer dispuesto ninguna medida de seguridad, tras las denuncias por amenazas que fueron archivadas.
  • que el Poder Judicial recomiende al Poder Legislativo declarar la emergencia social del colectivo travesti y trans.
  • que se recomiende la aplicación del protocolo de tratamiento de violencia contra las mujeres de la UFEM, que se basa en el protocolo de las Naciones Unidad en todos los casos de travesticidios de país
  • que se recomiende la creación de más fiscalías especializas en género o que se dote de más estructura a la UFEM, dado que hay un travesticidio por mes y no alcanza, hay muchos crímenes impunes sin resolver.
  • que el Poder Judicial recomiende al Poder legislativo la sanción de la ley de Cupo Laboral trans y que se cumpla en el poder Judicial: queremos abogadxs y jueces trans.
  • al Poder Judicial que se cumpla con la ley de Identidad de género, que se la nombre con la identidad de género que ellxs decidieron.
  • Recomendar al Poder legislativo la sanción de la ley de reparación histórica para las personas travestis y trans y víctimas de persecución policial, en el marco de los edictos policiales que a pesar de haberse eliminado siguieron existiendo.
  • Por último, redefinir la tipificación del delito, porque no hay nada que no le pase a unx travesti que no sea por su calidad de travesti.

Luego de su fuerte pero importantísima exposición, el Presidente del tribunal, determinó que el juicio pasaba a un cuarto intermedio hasta el lunes 21 de mayo a las 9.30 horas, cuando tendrá lugar el alegato de la querella por parte del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).