Después de diecisiete años de impunidad se realizará en Miramar el juicio al cuarto implicado en la causa del femicidio de Natalia Melmann, la joven violada y asesinada a los 15 años cuando fue atacada por cuatro policías.

Natalia Melmann fue violada y asesinada por cuatro policías teniendo tan sólo quince años. El crimen, sucedido en el 2001, mantiene una herida abierta ya que de los cuatro culpables solo tres de ellos fueron juzgados y a pesar de estar condenados a prisión perpetua tienen salidas transitorias no controladas. Reproducimos aquí la carta de la Multisectorial de Mujeres de General Alvarado:

La madrugada del domingo 4 de febrero de 2001 Natalia Melmann, de 15 años, es secuestrada en Miramar, y posteriormente torturada, violada y asesinada por un grupo de policías de la ciudad.
El último momento con vida de Natalia pudo reconstruirse a partir de un testimonio, en el que fue vista caminando e interceptada violentamente por un móvil policial. Los hombres se bajaron del auto, tomaron a Natalia por los pelos y la golpearon contra el parante del móvil. Ese fue el último registro que se tiene de Natalia antes de su desaparición.
Ese mismo día, su familia y amigos, tras no recibir noticias de Natalia, empiezan a preocuparse. Comienza así la búsqueda: se hace la denuncia en la comisaría; se convoca a una marcha en el centro; la familia se acerca a los medios pidiendo ayuda; y empiezan a repartirse por primera vez volantes con la cara de Natalia impresa en ellos. Fotografía que, años más tarde, todos reconoceríamos nítidamente con cierta angustia en el pecho.
Los días siguientes fueron de intensa búsqueda; rastrillajes por el Vivero, playas, distintas zonas de Miramar e incluso Otamendi. Seguían sucediéndose las marchas, a medida que la desesperación iba aumentando, y ya la cara de Natalia empapelaba la ciudad.

El día 8 de febrero fue hallado el cuerpo sin vida de Natalia en el Vivero Dunícola (en el mismo lugar donde se había hecho un rastrillaje dos días antes). Por las pruebas de ADN, se sabe que Natalia fue secuestrada, torturada, quemada, golpeada y violada por 5 hombres con sistema de ahorque (esto consiste en ahorcar a la víctima durante la violación para evitar todo tipo de resistencia, llegando incluso a desmayarla). Se determinó que Natalia murió ahorcada con el cordón de su zapatilla.
A partir de la investigación de un perito geólogo, se demostró luego que Natalia fue llevada a una casa en Copacabana. Fue allí donde fue violada, torturada, ahorcada y asesinada, para luego ser arrastrada y cargada en un auto.

Lo que parecía una pesadilla para su familia fue sólo el comienzo de un largo y desgarrador calvario que hasta el día de hoy sigue doliendo, indignando y hostigando la memoria de sus seres queridos.
La respuesta social fue un ataque directo y demonizante a Natalia y su familia. Los medios y el gobierno intentaban justificar y minimizar el caso, con el menor tacto y respeto posibles.
El Estado, por su parte, se mostró ausente. Incapaz de resolver u ocuparse de estas situaciones, no ofreció a la familia ningún tipo de contención, siquiera de personal especializado que se encargue de la investigación.
Fue la familia de Natalia quien se las arregló para poder salir adelante y llevar a cabo la investigación por sus propios medios. Fue todo un año de recopilación de datos, testimonios y búsqueda de evidencias. Cabe destacar el apoyo que recibió por parte de conocidos, amigos y parientes que ofrecieron ayuda, tanto económica como moral, y la acompañaron durante ese momento.

En el cuerpo de Natalia se encontró ADN de 5 personas. 4 policías: Suarez, Etchenique, Anselmini, Panadero; y un quinto que nunca pudo llegar a determinarse por no haber comparación de pruebas.
En el primer juicio, que se efectuó un año después del femicidio de Natalia, son declarados culpables 3 policías (Anselmini, Etchenique y Suarez) y el “Gallo” Fernández, por participación necesaria. Tras reiteradas e insistentes apelaciones por parte de los acusados, la Justicia vuelve a determinar que son culpables.
El año pasado (2017) la abogada pide la revisión de la causa. Nuevamente se declaran culpables y condenados a cadena perpetua con reclusión perpetua. Sin embargo, se consiguen las salidas transitorias de los policías. Salidas transitorias de 12 horas cada 15 días en las que los policías deberían permanecer en prisión domiciliaria. Estas salidas no están monitoreadas, por lo tanto, los homicidas gozan de una despreocupada libertad e independencia hasta que vuelven al penal. Tal es así, que los policías fueron vistos caminando por las calles de la ciudad con total naturalidad. En Miramar, cada 15 días, los asesinos caminan sueltos por la calle, en plena luz del día y sin ningún tipo de control. Existen testimonios que comprueban esta afirmación, no obstante, se mantienen en secreto y sin declarar, por miedo, por no arriesgar sus vidas, porque se sabe el peligro que corren.
Respecto a este tema, se luchó para poder conseguir el uso pulseras electrónicas que controlaran la actividad de los femicidas. Sin embargo, cuando los sistemas ya estaban preparados, la abogada volvió a apelar ante esta medida y, por ende, los asesinos siguen teniendo sus salidas transitorias sin ninguna regulación.

El cuarto ADN encontrado en el cuerpo de Natalia fue el de Ricardo Panadero, cuyo enjuiciamiento se demoró 17 años, hasta el día de hoy. Este 28 de Mayo, buscamos apoyar a la familia de Natalia en este reclamo de justicia. Porque después de 17 años, todavía la memoria sigue doliendo, todavía la herida está abierta, y no vamos a conformarnos con una falsa justicia que esté al servicio de la corrupción y del poder. No queda más que seguir dando pelea en esta batalla judicial. No vamos a bajar los brazos. Del 28 de Mayo al 22 de Junio, se juzgará a Ricardo Panadero, imputado por homicidio agravado.
Natalia somos todas. Por sus derechos vulnerados, por el futuro que le arrebataron, por la vida destruida de su familia. Por ella y por todas, hoy pedimos justicia. Natalia Melmann presente, ahora y siempre.

Las organizaciones de Mar del Plata convocan a acompañar a los familiares y amigos el lunes 28 a las 10 de la mañana en los Tribunales de dicha ciudad.