El referente de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, dialogó con el Grito el Sur sobre cómo repercute el ajuste hecho y por venir en los sectores populares.

“El único fondo es el de la olla, y está cada vez más vacío”, ironizó ayer el referente de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, desde la puerta de la sede central del Banco Nación. En pleno mediodía del “supermartes” del vencimiento de las Lebacs, cientos de cooperativistas y beneficiarios de planes sociales se mezclaron entre los corredores de la City y plantaron ollas populares en protesta por el acuerdo con el FMI y la profundización del ajuste que se viene. “Contrariamente a lo que dice el Gobierno, que lo presentó como un triunfo, fue un día trágico para el país”, explicó Menéndez a El Grito del Sur.  “Los especuladores se llevaron millones y los que perdieron fueron los que siempre pierden. Por eso entendíamos que teníamos que estar en la calle, poniendo el cuerpo para se ve visibilice que todo esto repercute en la gente”, dijo.

-Macri ratificó hoy en conferencia de prensa que convocará a la oposición a discutir cómo bajar el déficit y profundizar el ajuste. ¿Los movimientos populares se ven sentados en esa mesa?

-Si se nos convoca vamos a ir a decirle que no hay margen para más ajuste sobre los sectores humildes y los trabajadores. La situación ya estaba difícil, con el tarifazo, la baja del gasto público, el despido de miles de estatales, ¿y encima quieren profundizar el ajuste? Además no es un ajuste parejo, hay ganadores concretos de este modelo que son los sectores exportadores y los especuladores, y un perdedor claro que es el pueblo.

-Para el Gobierno el de ayer fue un día de alivio y lo vivió como un triunfo. Sin embargo, para ustedes fue una jornada de protesta.

-Contrariamente a lo que dijo el Gobierno no hubo nada para festejar. Fue un día trágico para el país. Los que festejaron fueron los especuladores, que hicieron millones por la corrida cambiaria que ellos mismos impulsaron. El Banco Central perdió millones de reservas, estamos más endeudados, volvimos al Fondo. Los que perdieron son los que pierden siempre. Entendíamos que quienes sufrimos esta política teníamos que poner el cuerpo para que se note que los números que se discuten repercuten en la gente concreta. Es insólito que el Gobierno haya festejado.

-¿Cuánto margen hay para el ajuste?

-Hay margen porque el ajuste viene con represión. El ajuste es violencia material, pero también hay violencia de verdad para contener la protesta. La gente no se va a quedar en la casa muriéndose de hambre. Este ajuste es inviable socialmente. Ojalá el Gobierno lo comprenda y nos ahorren la angustia que va a traer en el pueblo toda esta situación.

-¿Qué expectativas tienen las organizaciones con la marcha federal? 

-Vamos a marchar del 28 de mayo al 1 de junio. A contramano del Gobierno, vamos a plantear la agenda de cómo sostener el empleo y cómo resolver la pobreza y el hambre. Vamos a pedir una ley que destine parte de los fondos para obra pública para las cooperativas, la emergencia alimentaria, el fomento a los pequeños productores, la regularización los barrios populares. Una agenda que discuta el presupuesto desde los sectores populares. El 1 de junio esperamos 200 mil personas en el Congreso y mas de 1 millón marchando en todo el país durante los cinco dias.

-¿En que estadío se encuentra el proceso de unidad del Sindicato Único de los Trabajadores de la Economía Popular?

-Va a ser el proceso de unidad más importante en la historia de todas las organizaciones sociales, en el que articulamos todos. La idea es que entren todos, por eso hay que esperar a limar los detalles.

 

-A esta altura, ¿el anuncio del INDEC de la reducción de la pobreza conservan alguna relevancia?

-Bajó como consecuncia de la expansión del gasto durante el segundo semestre del año pasado, en pleno año electoral. La medición corresponde a ese período, hubo cierto alivio por esa razón. Pero ya se perdió hace meses y hay un deterioro notable. En los años electorales la pobreza baja pero la realidad es que después ajustan. Es así desde hace 15 años en este país.