A 41 años de la primera ronda de Madres de Plaza de Mayo, se llevó a cabo un homenaje a su lucha en la sede de Hipolito Yrigoyen 1584. Las actividades en la plaza debieron ser reprogramadas por factores climáticos y se realizarán el jueves 3 de mayo a partir de las 12 hs.

Imágenes de la plaza hay centenares. Analógicas, instantáneas, digitales. Estáticas y en movimiento. En blanco y negro o color. Imágenes de una plaza que se volvió circular a su paso. Cientos de pasos sobre pasos. Todos los kilómetros en un mismo recorrido. Como las serpientes que come su propia cola, siempre el principio es un final: Orubros.

El 30 de abril se cumplieron 41 años de la primera ronda de las Madres de Plaza de Mayo. Este grupo de mujeres que jamás dejó de luchar en la búsqueda de memoria, la verdad y la justicia. Las madres fueron las abanderadas de muchas causas tanto en lo que respecta a los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar argentina como en otras que han apoyado desde su lugar de ejemplo en la lucha por los derechos humanos.

La pelea de las Madres aparece en muchas imágenes que reflejan la presencia que tuvieron en estos últimos 41 años como madrinas de una democracia que peligró no pocas veces. En diarios, actos y marchas, aparecen retratadas dando su histórica vuelta a la plaza. Su presencia forma parte de todos los momentos fundamentales de la historia marcando como ejemplo de lo que puede construirse desde la repetición y la paciencia. La ronda de todos los jueves que cumple 41 años de recorrido. En el medio algunas madres murieron, otras pudieron reconstruir su historia propia, todas contribuyeron en alguna medida a que la memoria colectiva se rearme.

Por eso en este homenaje las imágenes elegidas fueron las de la fotógrafa Macarena a Leguizamon, quien trabajo con las madres desde el 2012 haciéndoles retratos que latos en primera persona.

La actividad central estaba planeada para realizarse en la misma Plaza de Mayo y contaba con la presencia de músicos, artistas y el dirigente gremial Daniel “Tano” Catalano – quien fue recientemente homenajeado por las madres con un pañuelo simbólico- sin embargo debió ser reprogramada para el jueves 3 del corriente mes, por razones climáticas. Igualmente el homenaje se realizó con muchos asistentes en la sede de las Madres, en Hipólito Yrigoyen al 1584. Cabe resaltar que a lo largo de los dos últimos años la sede resistió una serie de allanamientos y trabas que el actual gobierno intentó ponerles sin  logró replegar el espíritu guerrero de estas mujeres, fuerte como el nudo de su pañuelo.

A lo largo del convite se comieron lentejas con chocolate realizadas por las Madres -con la ayuda de otras compañeras-, sandwiches, café y medialunas. Luego Hebe de Bonafini tomó el micrófono para decir unas palabras en el auditorio de la casa bautizado “Juana Azurduy”. Allí se presentó hace algunos días el libro “Siempre fueron libres. Cartas de presos políticos a las Madres de Plaza de Mayo (1979-1994)”, que se agotó el mismo día que salió a la venta. con su caracter fuerte como el nudo del pañuelo

En el entrepiso de la sede de las Madres se expuso la muestra de fotografías de Macarena Leguizamón, alumna de la carrera de Periodismo y comunicacion social en la Universidad de La Plata . El proyecto de la muestra, que surgió el 24 de marzo en el Senado de La Plata, mediante estas imágenes se quiere dejar ver cómo la lucha de las mujeres en las calles no es un fenómeno exclusivo de nuestra generación.  “Las actuales luchas feministas por  nuestros derechos viene de hace muchos años atrás y las Madres son un ejemplo de esto como mujeres que son. La muestra intenta representar esto, las marcas en la piel, en las manos, la tristeza en las miradas que convirtieron en amor y en una causa común. Yo creo que ellas parieron nuestra lucha también de alguna forma”, contó la artista a El Grito del Sur.

Macarena Leguizamón 

Frente a los presentes Hebe de Bonafini habló casi media hora, con voz clara y fuerte: “Esto es un festejo, ¿saben porque es un festejo? Porque desde que salimos a la calle nos dijeron que así no era y lo hicimos igual”. Las demostraciones de cariño del público no se apagaron en ningún momento, como tampoco las palabras de la titular de Madres de Plaza de Mayo. Irónica pero contundente, recordó a los detenidos desaparecidos: “nunca vamos a saber cuántos mataron, si mataron de a uno o de a cincuenta como en el 2001″, cuestionó Bonafini. Además recalcó que el problema actual es la falta de comida y la situación de jóvenes que no pueden estudiar ni comer.

Casi al final del discurso, Hebe de Bonafini dijo en relación a los desaparecidos de la ultima dictadura militar: “Aprendimos muchísimo de nuestros hijos, deberíamos haber aprendido más. Sí sabíamos lo que hacían, y ese saber lo que hacían nos ponía totalmente orgullosas. Ojalá merezcamos los hijos que tuvimos”.