Xenofobia en Jujuy: el gobernador Gerardo Morales busca restringir el acceso a la salud a las personas migrantes. Los organismos de derechos humanos denuncian la prepotencia con que se busca aprobar el proyecto y el claro sesgo xenófobo que contiene.

El oficialismo jujeño de Morales vuelve a la carga en su intento por endurecer las políticas migratorias de la provincia. Presentaron un proyecto para crear un “Seguro de Salud para Personas Extranjeras”. Desde la oposición denuncian las irregularidades con que se está tratando y la connotación xenófoba del proyecto.

El proyecto tenía que pasar por tres comisiones y después de eso, ya con los tres dictámenes favorables, podría llegar a la labor parlamentaria para aprobar su ingreso al orden del día de la sesión siguiente. Pero las comisiones todavía no se habían reunido. Así que el oficialismo decidió saltarse todos estos pasos, convocaron a una sesión extraordinaria y avanzaron con un despacho de comisión que lleva solo firmas de ese bloque. El jefe del bloque oficialista, Alberto Bernis, sostuvo que como solo con sus votos tienen la capacidad de aprobar la norma es innecesario aferrarse a los pasos protocolares y proponía que las tres sesiones hagan una reunión de conjunto para acelerar el proceso.

Desde la oposición, integrada por bloques del Partido justicialista (PJ), El Frente de izquierda de los Trabajadores (FIT), el Frente unidos y Organizados por la Soberanía Popular (Fuyo) denunciaron las irregularidades del ingreso del despacho de comisión y lograron aplazar una semana su tratamiento.

Durante la semana pasada finalmente se trataría el proyecto pero esta vez el oficialismo decidió sacar el pie del acelerador, según sostienen desde la oposición, saben que la denuncia por inconstitucionalidad podría golpear fuerte al proyecto actual por lo que están pensando modificaciones para blindarlo.

“El tema es que el gobierno de Jujuy quiere sacar sí o sí el proyecto y tiene apoyo del Ministerio de Salud de Nación. Además ya sabemos cómo se maneja el gobernador acá, que se ensaña con algo y lo quiere sacar. Haremos lo posible para frenar esta reforma, porque produce un retroceso en materia de derechos humanos de las personas migrantes mucho” lanzó Elena Chaves de la organización Abogados y Abogadas del Noroeste Argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales.

El proyecto no solo contradice a la Ley de Migraciones sino a la Constitución Nacional misma. El artículo 75 inc. 22 de la Constitución Nacional le da jerarquía constitucional a los tratados internacionales y en materia de DDHH los acuerdos internacionales sostienen el principio de progresividad, es decir, que el Estado que ya tiene un estatus jurídico sobre los DDHH no puede minimizarlo sino solo subirlo.

También la Ley de Migraciones supondría una traba, por la distinción que establece el proyecto entre los extranjeros por distinto tipo de radicación, mientras que el Artículo 8 de la actual norma justamente sostiene la no distinción.

“Ellos buscan remarcar la importancia de la reciprocidad pero el tema es que esto no cambiaría nada, el hecho de establecer reciprocidad no cambiaría en nada nuestra situación a la hora de ir a otro país, esta medida es incluso poco operativa. Por eso decimos que no es reciprocidad, es xenofobia” sentenció Elena.

Desde las organizaciones ANDHES, CELS, CAREF y IJDHUNLa se impulsó un comunicado en conjunto buscando adhesiones para ponerle freno a la medida que intenta recortar derechos a las personas migrantes. Los organismos sostienen que “si existe una ley de migraciones que dé acuerdo a los pactos internacionales garantiza el acceso universal a la salud y la educación, no puede avanzar un proyecto que busca modificar esa ley interponiendo condiciones que limitan el acceso a derechos, especialmente si esa limitación se funda en motivos discriminatorios como es la distinción por nacionalidad”.