La aprobación del Distrito Joven en Costanera Norte es un hecho: entre otras cosas, albergará un gran polo de boliches bailables. Mientras el oficialismo sostuvo que "la ley no apunta en un 100% a la nocturnidad", sus detractores manifestaron preocupación por las políticas públicas en torno a la juventud y por la nueva concesión de espacios públicos.

Sobre el final de la semana pasada, los legisladores que responden al oficialismo PRO en la ciudad de Buenos Aires se negaron a discutir el problema del alza de tarifas en los servicios públicos que afecta a miles de vecinos y vecinas porteños. Sin embargo, se prestaron a aprobar un proyecto de ley por el cual se creará el Distrito Joven en la Costanera Norte. Éste significa en los hechos autorizar nuevas concesiones de los espacios de dominio público ubicados en el contorno ribereño de la Ciudad.

La iniciativa contó con 42 votos afirmativos a partir del respaldo del bloque mayoritario Vamos Juntos (PRO + Coalición Cívica), el Bloque Peronista, GEN, Partido Socialista y Mejor Ciudad. Los 16 votos negativos partieron de Unidad Ciudadana, FIT, Suma + y Autodeterminación y Libertad. De esta forma, el área que comprende a una parte de la Reserva Ecológica Ciudad Universitaria, el Parque de las Américas, el Parque de la Memoria, el Parque Saint Tropez, el Parque Deportivo Costanera Norte, Punta Carrasco y Costa Salguero podrán ser destinados en diferentes porcentajes desde ahora al desarrollo de actividades diurnas y nocturnas de esparcimiento, tales como kioscos, restaurantes y boliches. Las concesiones a privados tendrán un lapso establecido de hasta 10 años.

El proyecto cuenta con un férreo apoyo del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y, al mismo tiempo, suscitó fuertes críticas desde ámbitos institucionales. Si bien en los cinco sectores de los 6,5 kilómetros que abarcan estos terrenos de Costanera Norte se permitirá la construcción de locales bailables, el presidente del interbloque Vamos Juntos, Agustín Forchieri, sostuvo que “la ley no apunta en un 100% a la nocturnidad. Al contrario, entendemos que el Distrito va a devolverle a los vecinos la posibilidad de estar de cara al río. Hay sectores que tendrán sólo un 10% de construcciones, será un gran paseo costero”.

Recientemente la Defensoría del Pueblo reunió a representantes políticos y especialistas en una mesa de diálogo en torno al desarrollo del Distrito Joven y su uso recreativo. El Defensor Adjunto de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Gabriel Fuks, opinó que “está zonificación pareciera estar orientada para los sectores de clase media y alta que son los que consumen drogas de diseño, dejando de lado a miles de jóvenes que se encuentran en la zona sur y oeste de la Ciudad, que tienen otro perfil y que por lejanía física no estarían contemplados en este nuevo esquema”. Su asesor en el organismo, el ex legislador porteño Pablo Ferreyra, agregó que “la zona ribereña de la Ciudad se verá expuesta al desafío de abordar situaciones similares a Time Warp y desde la Defensoría queremos aportar políticas publicas y recomendaciones sobre nocturnidad, juventud y reducción de daños al Ejecutivo”.

Por otra parte, también se pronunció al respecto de este tema el Observatorio del Derecho a la Ciudad, dirigido por el abogado Jonathan Baldiviezo. En un comunicado señalaron que “el proyecto del Distrito Joven es regresivo en relación a las políticas ambientales legales y constitucionales que se establecieron con posterioridad a las concesiones otorgadas en los noventa en la Costanera Norte”. Desde el Observatorio anunciaron que presentarán una acción de amparo colectiva porque la Constitución de la Ciudad prohíbe la privatización de los espacios costaneros.

“El principal reparo a esta norma es que viene a legalizar negocios que funcionan de manera ilegal, con contratos vencidos, entre otras irregularidades. Finalmente la ley termina concesionando más metros que los actuales y garantiza que Punta Carrasco, Costa Salguero y el polo gastronómico existente continúen operando”, remató Baldiviezo.