La Justicia declaró la nulidad absoluta por inconstitucional de la adjudicación y venta de los predios de Casa Amarilla al club Boca Juniors por parte del gobierno de la Ciudad. Las organizaciones sociales que defienden los terrenos destacaron que se deberán quitar los alambrados perimetrales que se habían puesto y volver todo al estado anterior a la venta "ilegal" de las tierras.

Transcurrían los primeros meses de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta como jefe de Gobierno y el Club Atlético Boca Juniors resultaba beneficiado en forma inaudita. El 25 de febrero de 2016 se adjudicó a la entidad de la ribera la licitación pública que implicaba la venta de las tierras de Casa Amarilla al valor de 180.600 millones de pesos, sin aprobación legislativa y en cómodas cuotas, con el propósito de construir un nuevo Estadio Shopping. Luego de algunas idas y vueltas, finalmente la Justicia declaró la nulidad absoluta de esta licitación pública al comprobar que la venta fue inconstitucional por no existir ninguna ley de la Legislatura de la Ciudad que la autorice.

En la causa judicial caratulada “QUINTO NATALIA GIMENA y otros CONTRA CORPORACION BUENOS AIRES SUR S.E. SOBRE AMPARO”, Expte. N° A4-2016/0, la jueza Paola Cabezas Cescato dictaminó la nulidad absoluta -por inconstitucional- de la Resolución N°207/CBAS/2015, dictada por el Presidente del Directorio de Corporación Buenos Aires Sur S.E.. La compraventa celebrada el 15 de junio de 2016 implicaba el pago del 5 por ciento del valor total (180 millones de pesos) y un financiamiento a 14 años. Cabe destacar que las tierras eran propiedad del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) y estaban destinadas para la construcción de viviendas sociales.

Desde La Boca Resiste y Propone (Lbrp) festejaron la medida judicial y aseguraron que “estos predios volverán a manos del GCBA y a ser de acceso libre y público, tal como lo establece la Ley N° 2.240 de Emergencia Ambiental y Urbanística del Barrio de la Boca, porque su destino legal es transformarse en un Gran Parque Público para el Barrio”. Por su parte, los integrantes de Boca Es Pueblo destacaron que “como consecuencia de este fallo, se deberán remover los alambrados perimetrales que ilegítimamente se habían instalado y volver todo al estado anterior a la venta ilegal de los terrenos”. La organización de hinchas de Boca destacó el hecho como “una pequeña victoria” y argumentó que “esos terrenos en manos de estos dirigentes implica generar las condiciones necesarias para abandonar la Bombonera y terminar por expulsar definitivamente a los y las hinchas de Boca. Esos terrenos desde 2011 los quiere Angelici y su Comisión Directiva para construir un estadio europeo a precio inaccesible y jamás se han preocupado en ocultarlo”.

¿Cómo sigue esta historia? La referente de La Boca Resiste y Propone, Natalia Quinto, resaltó que “la Justicia nos dio la razón” y pidió que “no apelen la medida porque los terrenos de Casa Amarilla son de todos los vecinos”. Próximamente se convocará a todos los vecinos y vecinas de La Boca para presentar un proyecto que contemple en dicho lugar la construcción de un parque público.