Debido a la ola de críticas el Ministerio Público de la Defensa debió retirar el manual entregado a las autoridades escolares el martes durante el partido de Argentina. El mismo daba lugar a la intromisión de las fuerzas de seguridad en los establecimientos educativos incluso sin orden judicial.

El martes por la tarde, mientras el país estaba expectante por el resultado del partido Argentina – Nigeria, el Ministerio Público de la Defensa envió a las instituciones escolares un manual en que se estipula la habilitación del ingreso de las fuerzas de seguridad a los lugares de estudio y cómo (no) deben actuar las autoridades de los colegios. La catarata de repudios no tardó en llegar y en cuestión de horas voceros del Ministerio Público debieron pronunciarse al respecto y comunicaron que el material sería retirado.

Dicho manual habilitaba a la Policía de la Ciudad, la Federal, Gendarmería y Prefectura a intervenir “cuando se esté llevando a cabo la persecución de un delito y el estudiante ingrese a la escuela”. Estipulaba también que las autoridades no podrán entrometerse ante la detención de un estudiante, y ocuparán un lugar pasivo llamando a los padres y tomando nota de lo sucedido.

Desde los distintos gremios docentes y agrupaciones estudiantiles salieron rápidamente a cuestionar el material enviado y lo calificaron de “antidemocrático”. A su vez alertaron por la posible utilización de ello como un mecanismo de persecución contra los y las activistas estudiantiles. “Desde la noche de los lápices que es un derecho indiscutible el que no se le permita el ingreso a las fuerzas represivas del Estado a las instituciones educativas, y es un derecho que no vamos a permitir que sea avasallado”, expresaron desde el Centro de Estudiantes del Joaquín V González.

Desde el organismo público reconocieron la autoría y aseguraron que la elaboración de dicho material fue para responder a las reiteradas denuncias de las comunidades educativas ante el ingreso indiscriminado de las fuerzas policiales a los colegios, tal como ocurrió en numerosas oportunidades el año pasado. En vistas de que la demanda de  estudiantes y docentes no fue atendida de acuerdo a sus pedidos y, por el contrario, se pretendía dar -según denuncian- aún más libertad de acción a los agentes de seguridad, el Ministerio Público de la Defensa decidió retirar el manual y sacarlo de circulación.