De acuerdo a los aumentos anunciados por el ministro Dietrich en los primeros meses del año, hoy empezará a regir la -por ahora- última suba en el transporte.

A partir de esta mañana las tarifas en trenes y colectivos volvieron a sufrir un incremento, el último estipulado hasta el momento por el gobierno. En el caso de los trenes el mínimo pasará de $6,25 a $6,75, mientras que en los colectivos aumentará de 9 a 10 pesos. Es la tercera suba en el año y, junto a las dos anteriores, significa un aumento que ronda entre el 50 y el 60% en el costo del transporte.

A pesar de los reiterados reclamos de los usuarios, el gobierno mantiene firme su política “gradualista” para aumentar el valor de los servicios y disminuir los subsidios del Estado.

Si bien estaba previsto también para el día de hoy el aumento del subte, éste se vio obstaculizado por el amparo presentado por Myriam Bregman y Patricio del Corro, del Frente de Izquierda, en la legislatura porteña. Semanas atrás la Justicia dio lugar al amparo presentado por los legisladores del FIT, frenando así el primer aumento que buscaba llevar la tarifa de 7,50 a 11 pesos en Mayo para luego llegar a comienzos de junio con un boleto a $12,50.

En medio de un latente conflicto entre el Gobierno de la Ciudad y los metrodelegados, y con la cautelar aún sin resolver, el precio del subte se mantiene congelado, dando un respiro a los usuarios en medio de una ola de aumentos desatada cotidianamente. De todas formas, el exponencial aumento en la tarifa del transporte y los servicios continúa golpeando fuertemente el bolsillo de los trabajadores y las trabajadoras, a quienes cada vez les significa una porción mayor de su salario.