Con letras grandes y en tinta roja, grupos anti-derechos dejaron amenazas en tres locales de Nuevo Encuentro. "Parece que hay gente que se pone un poco nerviosa cuando las mujeres decidimos sobre nuestro cuerpo", respondió Andrea Conde, legisladora porteña de Unidad Ciudadana.

“Abortistas se la vamos a cobrar”. Con esta consigna en letras de imprenta y tinta roja, amaneció el lunes el local de Nuevo Encuentro en La Paternal, ubicado en la esquina de las calles Cucha Cucha y Seguí. Sin embargo, y para sorpresa de los militantes, no fue el único: los locales de la organización en Palermo y Villa Crespo también fueron vandalizados, sus vidrios rotos y las marquesinas destrozadas.

No es la primera vez que sucede. Dos años y medio atrás, Alejandro Fabián Sidero, atacó a balazos la inauguración de un local de Nuevo Encuentro en Villa Crespo. Cerca de las 12 de la noche, el hombre “efectuó disparos directamente sobre la multitud, a una distancia capaz de provocar la muerte y haciendo uso de sus capacidades de instructor de tiro, para lo que utilizó un revolver” desde el interior de su departamento, reseñó el informe de la Fiscalía que investiga el caso. A pesar de ser identificado, y citado a declarar, Sidero continúa en libertad.

Esta vez los ataques contra la agrupación kirchnerista volvieron en forma de escrache antiabortista. “No fue la primera vez que pasa: hace un mes atrás en San Isidro pasó lo mismo, con una pintada similar. Esta vez fueron tres ataques, con misma letra, mismo aerosol, pero con una amenaza de un alto grado de violencia”, denunció Andrea Conde, legisladora porteña por Unidad Ciudadana y militante de Nuevo Encuentro, en diálogo con El Grito del Sur. Conde explicó que la agresión no es azarosa: “Tiene que ver con lo que está causando el feminismo y con todo lo que pasa de cara a la votación en el Senado. Parece que hay gente que se pone un poco nerviosa cuando las mujeres decidimos sobre su cuerpo”, dijo.

El discurso mediático hegemónico suele operar siempre en el mismo sentido: construye la imagen de mujeres violentas, desorbitadas, amenazantes. Conde desarma este relato y complejiza la situación: “El patrón es el mismo, desde el momento en que de un lado se arma un relato en el que las violentas somos las mujeres, que salimos a demandar por nuestros derechos. Pero si se analiza lo que pasa, las reacciones, los argumentos, la violencia está en el otro lado. Yo siempre los invito a mirar los posteos en Facebook: los comentarios en los posteos y la virulencia de las reacciones muestran un nivel de machismo sin parangón”.

Esta mañana comenzaron los debates en la Cámara Alta y el próximo 8 de agosto el Senado votará el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. “Los números no son tan favorables, pero la movilización puede dar vuelta la situación. En ese sentido hay un trabajo de doble pinza: adentro del Senado, con los que no están convencidos, y en la calle manifestándonos por nuestros derechos. El pueblo está a favor del Aborto Legal Seguro y Gratuito y los representantes deberían estar a la altura de la historia”, concluye Conde. ¿El miedo? Pareciera estar del lado de quienes se oponen a que las mujeres decidan sobre sus cuerpos.