Legislador, militante de La Cámpora y secretario del PJ Capital, Javier Andrade analiza el escenario en la Ciudad, el rol de Cristina a nivel nacional y la posibilidad de construir un frente de unidad contra el macrismo. "Si Moyano nos hacía paro por el impuesto a las ganancias y ahora decide estar con Cristina de vuelta, el que se corrió y volvió, fue Moyano" sentencia el legislador.

 

¿Considerás que existen sectores de la oposición, en la Ciudad de Buenos Aires, que están cómodos sacando un 20% que no dispute el gobierno?

Uno siempre está en la duda. Sobre todo de algunos sectores. Nosotros ambicionamos llegar al poder para transformar la realidad: queremos gobernar la ciudad y tenemos cuadros de gestión para llevar adelante una propuesta que rompa con las desigualdades existentes.

Esta es una ciudad injusta, y a veces parece que algunas posturas, que resultan naif, son funcionales al macrismo, y que por eso tienen más voz de los que deberían tener. Yo no me detendría en eso e insistiría en convocarlos a un frente que ponga sobra la mesa las contradicciones principal, cuando se van a cumplir 12 años de gobierno PRO en la ciudad.

No alcanza sólo con el kirchnerismo ni con el peronismo, tenemos que construir una propuesta que pueda cristalizar la necesidad de un proyecto  inclusivo. Hoy, Buenos Aires está tercera en casos de tuberculosis, después de Salta y Jujuy. Volvimos a tener casos de desnutrición y casos autóctonos de sarampión, que desde 2008 a la fecha no existían.

En este escenario, ¿cómo ves la propuesta de la unificación de cinco hospitales en un único terreno?

Mientras hay problemas de insumos, de cantidad de enfermeros y médicos que no están nombrados, la respuesta del Gobierno de la Ciudad es una “solución mágica”: trasladar cinco hospitales. La incertidumbre que generaron en los trabajadores es grandísima y además los terrenos tienen un alto valor inmobiliario: el IREP está en Echeverría al 900, pleno Belgrano. El Marie Curie, en Parque Centenario, está en el centro de la Ciudad. De hecho en el Power Point que circularon, planteaban la venta de esos inmuebles. En el fondo de la propuesta subyace el negocio inmobiliario, la venta y concesión de terrenos. De hecho, el Código Urbanístico plantea un mayor nivel de construcción en la Ciudad de Buenos Aires a imagen y semejanza de lo que necesitan los grandes grupos inmobiliarios.

En un frente amplio, basado en la contradicción entre gobierno y oposición, ¿qué hay que hacer con la identidad kirchnerista: diluirla en algo nuevo o sostenerla dentro de algo más grande?

Tenemos que ser más kirchneristas que nunca. A aquellos que piensan en ser una causa blanca, que se pintan modernos en esta coyuntura no los juzgo, pero entiendo que no es el camino que tenemos que llevar adelante. La coherencia, si bien es el camino más largo, es algo fundamental. Hay compañeros que dicen “Uy, ahora Moyano”. Cristina siempre estuvo en el mismo lugar: si Moyano nos hacía paro por impuesto a las ganancias y ahora decide estar con Cristina de vuelta, el que se corrió y volvió, fue Moyano. Nosotros tenemos que tener la convicción de que, en términos ideológicos, siempre estamos donde tenemos que estar. Lo que sí tenemos que revisar es la manera en que nos comunicamos y cómo interpelamos a los ciudadanos, que están sumamente abordados por todos los grandes medios de comunicación.

¿La nueva forma de comunicar es trasladar el lenguaje de Durán Barba a la oposición?

Yo he leído el libro de Durán Barba, libros de Micropolítica, de Psicopolítica, pero para mí la construcción de una identidad, de un lugar de enunciación, clarifica mucho el mensaje. Por eso digo ser más kirchnerista. Sin juzgar y sin despreciar ninguna pertenencia. La gestión de Néstor y Cristina Kirchner fue la actualización política y doctrinaria del peronismo. Como decía Perón, mejor que decir es hacer, y lo hicimos. Si somos inteligentes en cómo plantear las cosas, en la manera de encarar al otro, todo eso que hicimos va a estar presente. Tenemos que lograr que el pibe que sale en traje y corbata, de trabajar en una oficina, sepa que es un laburante. Aunque use chupines y zapatos con punta. Tenemos que despertar esa conciencia de los trabajadores, y si lo logramos, yo confío en que está latente todo eso que conseguimos.

La caída de la imagen de Macri, ¿tiene algún tipo de impacto en Horacio Rodríguez Larreta?

Larreta es Macri y ambos son parte del proyecto neoliberal en nuestro país desde siempre. Yo creo que la caída de la imagen de Macri lo impacta, pero Larreta está mas blindado mediáticamente. En temas como el Complejo Hospitalario Sur, o en la incineración de basura, nos encontramos con producciones de distintos programas de televisión que te dicen “acá no podemos hablar de esos temas”.

¿Existe un proyecto de país de las clases dominantes o Cambiemos vino para transferir todos los recursos posibles en 4 años al gran capital?

Claramente son la continuidad del ellos y el nosotros. Hay 200 años de historia de un proyecto en disputa, ellos expresan la linea anti-nacional de Sarmiento, planteando que la sangre de los gauchos no tiene importancia, de Mitre dirigiendo la guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay. Del otro lado estamos los de la Revolución de Mayo, con Mariano Moreno, los de la lucha de Varela, Rosas, Alem, Yrigoyen, Perón. Están muy claras las dos líneas.

Lo que sí queda en evidencia es que su proyecto es la expoliación de nuestro país. Macri expresa lo trasnacional, por eso se divisa una tensión con el empresariado nacional, y no por nada Cristina es convocada a SMATA, un gremio de trabajadores de entre 20 y 35 años que vieron el resurgir de esa industria. Ellos vienen a excluir a 15 millones de habitantes en la Argentina, y si dejás tanta gente por fuera, necesariamente vas a tener que reprimirlos, hostigarlos y en muchos casos llegar a asesinarlos como pasó con Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

 

Ping pong

Cristina Fernandez de Kirchner: Un ser fuera de lo normal con una vocación de servicio inaudita

Horacio Rodríguez Larreta: Macri

Felipe Solá: Un político peronista con sus idas y vueltas

Florencio Randazzo: El egoísmo político en los términos más absolutos

Alberto Rodríguez Saa: Logró sintetizar un horizonte de optimismo con su frase “Hay 2019”

Myryam Bregman: Dirigente política con la que confluimos en acuerdos frente al gobierno

Matías Lammens: No lo conozco, se le acusa una buena gestión. Estamos abiertos a confluir con cualquiera que quiera romper con la injusticia en la Ciudad de Buenos Aires