Se presentó ayer en la Cámara de Diputados el proyecto de ley que busca otorgar a la comunidad travesti y trans el 1 por ciento de los cargos de la administración pública.

En la sala 227 del segundo piso del anexo A de la Cámara Nacional de Diputados se presentó ayer el proyecto de Ley Nacional “Diana Sacayán” de cupo laboral travesti y trans. En un ambiente de mucha felicidad, con la presencia de unas 300 personas, el frente Diana Sacayán, compuesto por nueve organizaciones, fue el responsable de disertar en el evento, con la moderación de la diputada Mónica Macha y la presencia de diputados y diputadas.

El objetivo principal del proyecto de ley es que se otorgue un 1 por ciento de puestos laborales en la administración pública para personas travestis y transexuales.

La primera en tomar la palabra fue Florencia Basin por Infancias Libres, quien manifestó la importancia de sancionar esta ley, dado que hasta el momento las personas travestis y trans aún no pueden gozar de los derechos básicos como su identidad de género, aunque la ley que lo concede fue sancionada hace seis años, como tampoco gozan del derecho básico a la salud, educación, trabajo y vivienda.

Por su parte, Lourdes Arias, de La Cámpora Diversia y docente del bachillerato Mocha Celis, expresó: “celebramos que estamos hoy acá para el cupo laboral travesti y trans” y agregó que en el último censo de 2012 -realizado junto al INADI- surgió que “el 80 por ciento de las personas travestis y trans ejercían la prostitución y el 70 por ciento quiere otro trabajo y no lo consigue”.

Además Arias comentó que, en lo que va del año, murieron más de 40 personas travestis y trans. “La lucha colectiva es la forma de conseguir derechos”, expresó.

Otra referente que disertó en la presentación del proyecto fue Ivana Gutiérrez de Conurbanes por la Diversidad, quien recordó la posibilidad que tenían de acceder a un trabajo formal en 2013, cuando surgió el Seguro de Capacitación y Empleo (SCyE) destinado a grupos de personas especialmente vulnerables que se hallaban desocupadas y las habilita para su incorporación. “Sin embargo, desde 2016 dicho seguro no existe más”, manifestó Gutiérrez.

Entre les últimes expositores, se encontraba Say Sacayán, hermano de Diana, quien recordó su lucha y los años que otorgándole herramientas a las compañeras para vivir.

“Queremos cambiar nuestro promedio de vida, hemos demostrado con la muerte de Diana cómo se puede luchar”, dijo Say y agregó: “demostramos la extrema urgencia que existe sobre nosotres y que por eso es necesario la implementación del cupo laboral trans”.

Además, destacó la necesidad que requieren para que se trate el proyecto en las comisiones “por el carácter urgente que significa que el promedio de vida de las personas travestis y trans”. Cabe destacar que hoy en día dicho promedio ronda entre los 35 y 40 años de vida.

El texto ingresó el 13 de julio pasado a la Cámara de Diputados impulsado por el colectivo trans y la legisladora Mónica Macha, de Unidad Ciudadana, y cuenta con las firmas de más de 40 diputados y diputadas pertenecientes a distintos bloques.

La misma iniciativa ya fue impulsada en la provincia de Buenos Aires por Amancay Diana Sacayán en 2010, que se aprobó en 2015 pero sigue sin ser reglamentada.