A los 94 años murió Chicha Mariani, fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo. Su nieta fue secuestrada cuando tenía tres meses durante un operativo en La Plata. Compartimos algunos de sus escritos realizados durante la intensa búsqueda a lo largo de cuatro décadas.

El 24 de diciembre de 2015 apareció la noticia de que María Isabel Chorobik de Mariani, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, había encontrado a su nieta Clara Anahí Teruggi después de 39 años de búsqueda. Sin embargo, tan sólo un día después, un nuevo entrecruzamiento de datos confirmó que no había “relación filial” con María Elena Wehrlies, la joven que se presumía que era su nieta. Ayer, a la edad de 94 años, Chicha Mariani falleció después de haber sufrido un ACV y de haber estado internada diez días.

Compartimos algunos de los escritos dedicados a su nieta Clara Anahí, que salieron a la luz en el año 2015 y reflejan la incansable búsqueda a lo largo de cuarenta años:

 

  • “Clara Anahí, mi querida nieta, espero que te lleguen estas líneas y así puedas ver algo de vos reflejado en ella. Diana, tu mamá, nació el 3 de diciembre de 1950 en la ciudad de La Plata. Ella te protegió, con su vida, hasta el momento antes de que las fuerzas armas te entregaran a otra familia para que te críe aquel 24 de noviembre de 1976. Tenías tan solo 3 meses de edad. Por eso es que te pido que busques parecidos, hasta en tus fotos viejas… y te animes! 
    Tu mamá medía un metro setenta, era delgada, tenía piel clara, cabello ondulado y castaño tirando a rubio, ojos color miel y una hermosísima sonrisa que desnudaba sus dientes muy blancos y parejos. Sus voz tenía una dulzura particular porque cuando hablaba se le patinaba un poco la “ese”. Aunque, a raíz de su ímpetu juvenil, caminaba siempre apurada y de un modo algo atolondrada, era realmente delicada.
    Quienes la conocieron comentan que Diana llamaba la atención por su “brillantez intelectual”, por ser “excelente alumna” y por sus vehementes “discursos de asambleas”. 
    El amor y esperanza que tengo en mi corazón es tan grande que espero llegue al tuyo y vengas a mi. Búscate que me encontraras tan pronto como quieras. 
    Te espero, te busco y te quiero mucho mi querida Clara Anahí”.

 

  • “Mi querida Clara Anahí, un día como hoy 12 de agosto de 1976 naciste hermosa. Hoy cumplís 39 años (en ausencia). Sos la primera hija y la primer nieta de tus dos familias. Fue un momento de felicidad enorme para todos nosotros que te esperábamos ansiosos. En estas fotos estas con tu mamá, en el Sanatorio. También estas en los brazos de tu papá y de tu abuela Kewpe. Te cuento que al momento de nacer estuviste en observación debido a que el grupo sanguíneo de tu mamá Diana erafactor RH negativo. Pero salió todo bien y a los poquitos días ya estabas en tu casa de calle 30 con ella y tu papá.

Desde donde quieras que estés, quisiera decirte que te sigo buscando desde              aquel 24 de noviembre, que tan solo con 3 meses de edad los militares te      entregaron a otra familia. Desde aquel día no descanso hasta poder encontrarte y volver a fundirnos en un interminable abrazo. 

Te quiero mucho mi preciosa Clarita. Acércate que te estoy esperando, como así también tus tíos, tus primos y miles de amigos. Espero te lleguen estas líneas mi amor y podamos festejar futuros cumpleaños…”

 

  • “Mi querida nieta Clara Anahí sabías que desde tu nacimiento aparentabas más edad? Hasta tus 3 meses de edad eras una beba de tamaño grande. Tenías un cabello muy abundante, de color castaño oscuro, totalmente lacio y rebelde. Tus ojitos eran oscuros, medianos, vivaces y tus orejas grandes similares a las de su abuela paterna, con el lóbulo separado. Pocas veces te escuché llorar, tenías un carácter muy alegre, siempre te estabas riendo.
    El fatal 24 de noviembre de 1976, día que te sacaron de tu casa tenías una hernia de ombligo que estaba tratando tu médico pediatra. Además tenías, casi recién puesta la vacuna antivariólica, que puede haberte quedado algo lastimada, porque su abuela paterna, inadvertidamente te la rozó con la toalla después de bañarte. Debe haberte quedado una cicatriz en la parte superior del brazo, cerca del hombro.
    Cuando naciste estuviste en observación debido al grupo sanguíneo de Diana, tu mamá. Ella no tenía el factor RH negativo.
    En cuanto los parecidos faciales te diría que tenías un parecido a la familia paterna, especialmente con su abuela y bisabuela. Pero a medida que uno va creciendo va cambiando, por esto mismo es que puedas comparar tus fotos con las que te envío. Y si tienes fotos de beba también compáralas.
    Es una especie de rompecabezas que debemos armarlo entre las dos. Por favor ayúdame a encontrarte… lo necesito, lo necesitamos.
    Te quiero mucho!!”