El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, decidió evitar el debate en la Legislatura para dar lugar al polémico traslado de cinco hospitales al predio del Muñiz, ubicado en Parque Patricios. “No hay respuestas en relación a nuestro lugar como trabajadores, ¿qué va a pasar a partir de la fusión de cinco servicios?”, se preguntó una de las trabajadoras afectadas en diálogo con El Grito del Sur.

El proyecto de creación del “Complejo Hospitalario Sur” pasará por alto la Legislatura y eludirá por completo el debate con profesionales de la salud, a pesar de que el oficialismo cuenta con mayoría propia. Así lo decidió el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, a través de un decreto difundido la semana pasada que implica en los hechos la creación de la Unidad de Proyectos Especiales (UPE) Complejo Hospitalario Sur, dando lugar al efectivo traslado de los hospitales Marie Curie, Ferrer, Udaondo e IREP hasta el predio de Parque Patricios del Muñiz. Esta iniciativa es resistida por trabajadores, usuarios y sindicatos de los hospitales afectados, que realizarán diferentes actividades de protesta hasta movilizarse el próximo 4 de octubre en la Marcha Federal de la Salud en rechazo a esta nueva política de ajuste del GCBA.

“La venta de los terrenos es un negociado inmobiliario. Por eso se han incluido en este proyecto hospitales que están en zonas con un alto valor inmobiliario, como son el IREP y el Curie”, aseguró a El Grito del Sur Fernanda Islas, trabajadora social del Hospital Muñiz y delegada congresal de la Asociación de Profesionales de Servicio Social (APSS) del GCBA.

El lunes pasado se conoció en el Boletín Oficial el Decreto Nº 297/18, que oficializó la “Unidad de Proyectos Especiales (UPE) Complejo Hospitalario Sur” como organismo bajo la órbita de la Subsecretaría de Planificación Sanitaria del Ministerio de Salud. Las modificaciones en la estructura organizativa del ministerio otorgan a esta UPE atribuciones de dirección general y se ocupará de “coordinar y ejecutar las acciones referidas a la planificación, organización, financiación y puesta en marcha” del cuestionado proyecto “5×1”, que consta de la integración de cinco hospitales: Hospital de Infecciosas “F. Muñiz”, Hospital de Gastroenterología “B. Udaondo”, Hospital de Rehabilitación Respiratoria “M. Ferrer”, el Hospital Municipal de Oncología “Marie Curie” y el Instituto de Rehabilitación Psicofísica, en el predio del Hospital Muñiz. El texto del decreto sostiene que esta flamante área deberá “establecer las etapas, plazos y recursos necesarios para la implementación del proyecto”, aunque se estima que la obra comenzará a licitarse en 2019 con el objetivo de estar finalizada en 2021.

La decisión gubernamental de evitar la instancia de la Legislatura sorprendió a propios y extraños, dado que el Pro y sus aliados cuentan con amplio margen para sancionar por ley la unificación de cinco hospitales en el predio del Muñiz. El legislador porteño de Unidad Ciudadana y miembro de la Comisión de Salud, Javier Andrade, afirmó a Tiempo Argentino que si el tema se hubiera prestado a discusión, “habría roto el cerco mediático que protege a Larreta”. Días más tarde, los legisladores oficialistas se encargaron de rechazar una declaración de repudio al decreto del Poder Ejecutivo. La nueva obra está tasada en un valor aproximado de 160 millones de dólares y se prevé para su concreción la demolición de inmuebles de dominio público, lo cual reforzará la especulación inmobiliaria en la Ciudad.

Desde el Instituto de Rehabilitación Psicofísica (IREP), ubicado en el barrio de Belgrano, se realizó este miércoles por la mañana un nuevo abrazo para rechazar el decreto que implica el “traslado, desmantelamiento y pérdida de identidad” de este hospital. En diálogo con este medio, Liliana Bidegain, psicopedagoga del IREP, contó que “hace aproximadamente dos meses habíamos tenido una respuesta de la oficina de Acceso a la Información Pública a través de la ley 104. En ese momento no había nada concreto ni certero y, de repente, se creó esa Unidad de Proyectos Especiales. Más allá de que en algún punto se esperaba, no deja de sorprendernos”.

Si bien las autoridades porteñas presentaron en abril pasado un Power Point para explicar los alcances del Complejo Hospitalario Sur, la comunidad de trabajadores y trabajadoras observa con preocupación la falta de información pública y teme por sus puestos de trabajo. “No hay respuestas en relación a nuestro lugar como trabajadores, ¿qué va a pasar a partir de la fusión de cinco servicios?”, se preguntó Islas, quien cuestiona que “el Gobierno de la Ciudad avanza sin importarle la opinión de los trabajadores”. El próximo 4 de octubre tendrá lugar la Marcha Federal de la Salud, que incluirá en el amplio pliego de reclamos el rechazo al proyecto del “5×1”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Complejo Hospitalario Sur: detrás de la modernización, ¿ajuste?

La incógnita es qué ocurrirá con la calidad de atención que reciben en la actualidad los usuarios de estos cinco hospitales. “Nuestro hospital está especializado en patología neuromotora y allí se da una rehabilitación integral. Los pacientes van además a la otra cuadra a hacer natación y van a la Facultad de Agronomía a hacer equinoterapia. El proyecto que pretende implementar el Gobierno no contempla nada de esto”, sostuvo Bidegain en relación al IREP. Por su parte, Fernanda Islas expresó que “la guardia del hospital Muñiz está abierta en la actualidad, pero va a pasar a ser una guardia cerrada a la que sólo van a poder llegar por delegaciones de otros hospitales, no de manera directa. Entonces la atención se va a ver obstaculizada”.