El viernes 7 de septiembre se publicó en el Boletín Oficial la implementación de tarifas para los museos publicas nacionales. Después de veinte años de gratuidad, el Museo Nacional de Bellas Artes cobrará una entrada de 100 pesos que entrará en vigencia antes del 26 de este mes.

El pasado viernes se anunció en el Boletín Oficial que comenzarán a cobrarse entradas a los museos nacionales. Según el documento, esta medida se toma con el fin de “contribuir a la adquisición de obras artísticas, históricas o científicas y a la conservación, ampliación, equipamiento, refacción y modernización de los edificios y recintos en que funcionan”. La entrada al Museo Nacional de Bellas Artes estará estipulada en 100 pesos por persona, con pase gratuito para jubilados, docentes y estudiantes y un único día de entrada libre para público general. Esta política será implementada antes de la inauguración de la muestra de William Turner, el próximo 26 de septiembre.

En el año 2017, el presupuesto asignado al Museo fue de 117,4 millones de pesos, mientras que en 2018 la cifra fue de 113,3 millones -un 4% menos sin considerar la inflación-. De este monto, el 72% -82 millones de pesos- se gastó en Conducción, Planificación y Supervisión. Sin embargo, alrededor de 18 mil piezas del acervo del museo están guardadas en las bodegas, lejos de la vista del público esperando a ser restauradas.

Roberto Amigo fue curador en jefe del Museo Nacional de Bellas Artes entre el 2008 y el 2015. Respecto a la implementación de tarifas, Amigo dijo: “El punto es en el contexto de crisis en el que esto se plantea, con un Museo Nacional de Bellas Artes cuya política de gestión es traer muestras del exterior y cuyos costos los asume la Secretaria de Cultura con fondos públicos. En este caso se coloca el cobro de entrada luego de la disparada del dólar para una muestra de Turner, que las arman las áreas de mercadeo de los grandes museos para la política de financiamiento de su propia programación”.

Para la muestra del artista ingles William Turner se pidieron prestadas 80 acuarelas que llegarán desde el Tate Modern de Londres. Los costos de la exhibición llegan a casi 25 millones de pesos entre traslado de las obras, curadores y seguros. A este monto, que corre por cuenta de la Secretaría de Cultura -recientemente degradada de su carácter de ministerio-, se suman más de 5 millones de pesos para gastos de montaje, derechos de reproducción de obra, edición de catálogo y publicidad que aporta la Asociación de Amigos del Museo.

Por su parte, el jueves 6 de septiembre, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta y el secretario de Cultura Enrique Avogardo inauguraron, en la plaza Reina de Holanda del barrio Puerto Madero, el programa Art Basel Cities Buenos Aires. Este evento tendrá una semana de duración y significó un monto de 2,2 millones de dólares de inversión por parte del gobierno porteño.

En septiembre del 2015, la gestión de Amigo debió cancelar el ciclo “Bellos Jueves”, organizado por Santiago Villanueva y pensado para el “no público” del museo. Durante sus 13 ediciones gratuitas -realizadas en el 2014 y 2015-, “Bellos jueves” logró que 18.534 personas visitaran la institución y presenciaran prácticas artísticas en vivo.

“La discusión debe plantarse entre un MNBA que producía conocimiento y desarrollaba una revisión crítica del arte regional frente a la gestión actual que compra enlatados en el mercado de las exposiciones desde una concepción conservadora de las Bellas Artes. Un museo que ha dejado de pensar la colección, sin una política de público, que ha destrozado la coherencia de un guión permanente y ha cerrado salas para guardar obras que ha aceptado en donación sin ningún criterio, agravado cuando parte de esas colecciones se subastaban en el mercado local”,  agrega Amigo.

Intervención dentro del ciclo “Bellos Jueves”

Recientemente el Museo Nacional de Bellas Artes fue noticia por la gala anual que realiza la Asociación de Amigos. La edición de este año, que fue bautizada “Turner. La fiesta de la luz” y tuvo la obra del artista código de vestimenta la “luz”, contó con la participación de 430 personas, entre ellos funcionarios del gobierno como Esteban Bullrich, Nicolás Caputo, Rogelio Frigerio, Guillermo Dietrich y Diego Santilli. En una noche se recaudaron siete millones de pesos, un monto superior a los 5,5 millones del año pasado. Justo Saavedra, marido de Julieta Kemble – nieta del emblemático artista Kenneth Kemble-  fue premiado por la originalidad de su disfraz, que constaba de una boleta de luz a su nombre. El servicio, por el monto de 5694 pesos, llevaba un sello de agua con la frase “consumo con subsidio del Estado Nacional”.

Otro de los eventos que realizó la Asociación Amigos de Bellas Artes fue la fiesta “Jóvenes del Bellas Artes”, que se realizó por cuarto año consecutivo el jueves 6 de septiembre y reunió 400 personas bajo el código de vestimenta “Black & White”. Quienes concurrieron contaron con barra libre hasta las 4 am y escucharon DJ Juan Cruz Castillo luego de abonar una entrada de $550.