Museos, programas culturales, libros y orquestas infanto-juveniles sufren un fuerte recorte en el presupuesto que afecta diferentes actividades que forman parte del ahora ex Ministerio, denuncia un informe de ATE Cultura. La subejecución presupuestaria alcanza niveles exorbitantes durante este 2018.

Un informe de la Junta Interna de ATE Cultura de la Nación, que se dio a conocer el pasado 5 de septiembre, revela la quita de fondos que padecen diferentes áreas comprendidas dentro del ahora ex Ministerio de Cultura, bajo la órbita de Pablo Avelluto. Allí se destacan la reducción del presupuesto para los Museos Nacionales, el Fondo Argentino de Desarrollo, el programa BECAR Cultura, la Dirección de Elencos Estables, la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP), Libro %, la red de Puntos de Cultura y el programa de Orquestas Infanto-Juveniles.

“Desde hace dos años, los trabajadores del Ministerio de Cultura de la Nación venimos alertando sobre la desfinanciación de nuestros organismos y el vaciamiento de sus funciones. Ahora advertimos que estuvieron preparando el camino para su degradación a Secretaría y denunciamos que esta medida reducirá la cartera a su mínima expresión”, destaca el informe. La subejecución presupuestaria -siempre considerando el total de la jurisdicción- alcanza niveles exorbitantes durante este 2018: sólo se gastaron $2.430 millones de los $4480 millones establecidos. Si se toman los organismos de la administración central, es decir, se quita a la Biblioteca Nacional, el Instituto Nacional del Teatro, el Fondo Nacional de las Artes y el Teatro Nacional Cervantes, la ejecución apenas llega a $1589 millones, apenas el 57% del total del presupuesto anual.

En ese marco, desde la Junta Interna de ATE recopilaron una serie de datos para dar cuenta del impacto concreto que tienen estos números en la realidad del sector. Éstos son los casos más destacados a lo largo y ancho de todo el país:

  • Los Museos del Grabado y Oriental siguen sin tener una sede y sus colecciones no dejan de ser exposiciones temporarias donde les presten el lugar. La Casa Mansilla, expropiada por el Estado para convertirla en la sede del Arte Oriental, se encuentra hoy en estado de abandono y es el hogar de decenas de gatos.
  • Muchos de los museos que el Ministerio tiene en todo el país tienen serios problemas edilicios. El Museo Yrurtia sigue cerrado por la paralización de su obra eléctrica, mientras que tanto el Museo Terry en Tilcara como como el Museo Sarmiento (CABA) debieron mover sus colecciones por problemas de derrumbe y humedad en sus techos. Lo mismo sucede con en el Museo Nacional de la Historia del Traje, donde continúa una de sus salas cerradas.
  • Este año no habrá presupuesto para actividades especiales en la Noche de los Museos, una de los eventos más convocantes en el año.
  • En 2018, el programa BECAR Cultura canceló la línea de ayudas que otorgaba pasajes para asistir a cursos, jornadas, seminarios y capacitaciones en el exterior. Sólo se mantiene la línea de becas para 14 países con los que hay convenios internacionales firmados previamente, pero se financian con presupuesto del Fondo Nacional de las Artes. Son 70 pasajes menos que en 2017.
  • El Fondo Argentino de Desarrollo redujo su presupuesto de a 1 millón por año: en 2016 era de 5 millones de pesos y ahora es de 3 millones, lo cual implicó el cierre de dos de sus líneas de financiamiento.
  • El área académica de la Dirección de Elencos Estables, que nació en 2010, cerró su programa Opera y Danza en el contexto de un achique presupuestario que fue de $1.600.000 en 2013 a $0 en 2017. Ya en 2016 había realizado apenas cuatro producciones. Su actividad más importante era el Festival Latinoamericano de Ópera Contemporánea, que se destacó por ser el primero en reunir autores intérpretes y directores latinoamericanos.
  • El área de Danza pasó de un presupuesto de $420.000 en 2016 a $40.000 en 2017.  En 2018, reconvirtieron el programa en la convocatoria “Factoría”, pero apenas se financiaron cuatro de los proyectos ganadores. Para el resto se está buscando financiamiento por parte de universidades públicas, con un presupuesto de realización mucho menor.
  • CONABIP: En toda la gestión de Macri se compraron 86 títulos para 1300 bibliotecas, lo cual equivale a 111.800 libros por $12 millones, cuando sólo en 2015 se llegaron a adquirir 189 mil libros. En el año 2018 no se compraron libros.
  • El Programa Libro % , que durante tres días especiales subsidia el 50% de la compra de libros para bibliotecas populares en la Feria del Libro, no realizó este año modificaciones al monto asignado y esto implicó la adquisición de una cantidad menor de títulos y ejemplares.
  • La Red de Puntos de Cultura, que subsidia y capacita organizaciones culturales de base, ya había sufrido en 2017 un recorte del 35% en relación al año anterior y en 2018 aún no se abrió la nueva convocatoria.
  • El Programas de Orquestas Infanto-Juveniles, luego del despido de su coordinador histórico Eduardo Tacconi, sufrió un fuerte golpe. Actualmente la actual coordinación busca cambiar el perfil de las Orquestas  y suplir la falta de presupuesto con patrocinadores privados, con ejemplos tan extremos como el de Ingenio Ledesma para la orquesta de su ciudad.

 

Por esta razón, en el marco del paro nacional de ATE, los trabajadores y las trabajadoras de la flamante Secretaría de Cultura organizarán este miércoles 12 una caravana cultural desde distintos puntos de la ciudad con punto de encuentro final en el Ministerio de Cultura para reclamar todas estas cuestiones.